Miércoles, 15 de marzo de 2017

Ponen fin a la difusión de mensajes de la Virgen de San Nicolás

Miércoles, 15 de marzo de 2017
image_pdfimage_print

Virgen de San Nicolás

15/03/2017 – El obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Hugo Santiago, dispuso “poner fin, de manera definitiva, a la difusión de los mensajes de la señora Gladys de Motta referidos a la Virgen María”, tras hacer una consulta a Roma sobre este tema. “El Vaticano me contestó afirmativamente que eso era lo más conveniente para la fe mariana en María del Rosario de San Nicolás”, sostuvo en un videomensaje dirigido a los amigos devotos de la Virgen bajo esta advocación mariana.

Mons Santiago recordó que en 1990 el entonces obispo de San Nicolás de los Arroyos monseñor Domingo Salvador Castagna había decidido, después de consultar a teólogos y psicólogos, “poner fin a la divulgación de los mensajes de la señora Gladys de Motta referidos a la Virgen por considerarlos suficientes y para evitar que dichos mensajes se desvirtúen”.

El obispo explicó que la sugerencia de esa comisión había sido que “en adelante había que poner el acento no en los mensajes sino en el Santuario como casa de Dios en el cual se venera la imagen de Nuestra Señora de San Nicolás y en la conversión de los peregrinos que llegando al Santuario sentían deseos de confesarse y de celebrar el sacramento de la reconciliación como una gracia de la Virgen”. 

“Lo que consulté a Roma fue hacer definitiva la decisión que tomó monseñor Salvador Castagna en 1990, es decir dejar de publicar los mensajes para que el acontecimiento mariano de San Nicolás, siga siendo digno de fe y nos lleve a seguir a Cristo a del través año litúrgico, el cual nos presenta toda la vida de Cristo y María. Y es el lugar que la Iglesia nos propone para crecer en la fe católica”, fundamentó.

Monseñor Santiago  invitó a seguir acompañando la novena mensual, visitando el santuario venerando a la madre de Dios en su advocación de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás. “Ella escuchará sus pedidos y acciones de gracias, sobre todo, los invito a celebrar en ese santuario el sacramento de la reconciliación que sana nuestras heridas y pecados, y nos une a Dios y a nuestros hermanos”, aseguró.

De igual modo aclaró que sigue recibiendo los mensajes de la Sra Gladys y los seguirá recopilando en el Obispado para que pasados los años, y ya no estando en vida ninguno de los dos, la Iglesia pueda analizarlos y discernir los mensajes.