Miércoles, 10 de junio de 2015

Acuerdo del G-7 para que el mundo deje de usar energía fósil

Miércoles, 10 de junio de 2015
image_pdfimage_print

lideres1

10/06/2015 – El G7, integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, junto a un representante de la Unión Europea,  propicia que el mundo abandone por completo el uso de energías fósiles a fines de siglo.

Al término de dos días de cumbre en Elmau, Alemania, los líderes de las siete potencias más industrializadas del planeta afirmaron ayer que, para responder a las inquietudes de la ciencia, “son necesarias profundas reducciones de las emisiones de gas de efecto invernadero, así como una descarbonización de la economía global antes de 2100”.

Como etapa intermedia, el G-7 se fijó ayer como objetivo una reducción de las emisiones de CO2 de entre 40% y 70% antes de 2050, con respecto de 2010. Todos, sin embargo, parecen coincidir en que sus aspiraciones no alcanzan: “Es evidente que 40% no es suficiente”, declaró la canciller Angela Merkel, anfitriona de la reunión.

Conversamos con el profesor Pablo Canziani, investigador principal del CONICET en la Universidad Católica Argentina y especialista en Cambio Climático quien esto nos decía explicó que “energía fósil es toda la energía que se deriva del petróleo, del gas natural y del carbón. Hay países como Estados Unidos por ejemplo que tienen un alto porcentaje de generación de electricidad con energía fósil. Estar hablando hoy de una meta a 85 años, a mí me preocupa y otro hecho muy preocupante es que surja del G7 y no de las negociaciones de Cambio Climático de Naciones Unidas.

El especialista explicó que más del 70% de las emisiones corresponden a los países reunidos en el G7 y que por ende “si ellos no toman medidas no tiene sentido que el resto del globo puedan hacer algo”. “Es necesario que se reduzcan, pero es necesario que haya acuerdos para que cada país se haga cargo de lo que le corresponde conforme a lo que emite” indicó.

 

Repensar la producción y el consumo

“El tema no sólo es descarbonizar la economía, sino que tenemos el problema de inequidad absoluta en la distribución de las riquezas. El problema del cambio climático no es solamente la emisión de carbono sino la forma en que producimos alimentos que es la segunda causa de emisión, y eso no está contemplado. Es necesario comprender que el problema requiere que el 25% de los países que más consumen, reduzcan el consumo de energía y bienes para que el 50% de la población mundial que está por debajo de la línea de la pobreza pueda acceder a una vida digna.  Osea, son muchas más cosas que la reducción de emisiones o de la huella de carbono que además es un proceso a largo plazo”.  

“Yo diría que, esta medida del G7, es un paso en la buena dirección, lo que pasa es que es un paso chiquito en el sentido que estamos llegando al límite tolerable de emisiones antes de que el cambio climático se vuelva inmanejable. El cambio climático ya está, viene ocurriendo desde la década del `50 y las perturbaciones que observamos en el clima se deben a las emisiones de hace 20 años. Entonces pensar que podemos seguir emitiendo emisiones por casi un siglo más te diría que es muy preocupante” indicó Pablo Canziani quien junto a un grupo de investigadores católicos que conformaron un movimiento para el cambio climático globlal.

 

papaecologia1

Encíclica ecológica “Alabado seas”

En relación a la pronta presentación, el 18 de junio, de la encíclica ecológica del Papa Francisco y por qué aparece este acuerdo del G7 en este momento, Pablo Canziani dijo que “yo creo que está hecho a propósito porque se sabe que la encíclica probablemente sea muy dura, además que hay algo que está claro, el problema no es sólo económico sino ético, entonces algunos piensan que haciendo estas cosas pueden, en cierta manera, debilitar el impacto de la encíclica en la sociedad. Eso es mentira. De hecho el problema ambiental va a requerir una conversión de cada uno de nosotros en nuestra manera de relacionarnos con la naturaleza y también una conversión en nuestra relación como ciudadanos y como consumidores sea cuál sea el consumo de nuestro país”.