Viernes, 12 de agosto de 2016

Concluyó la reunión de la Comisión Permanente del Episcopado

Viernes, 12 de agosto de 2016
image_pdfimage_print

nota-1409999-mons-buenanueva-convivencia-corrupcion-vuelto-tambien-connivencia-745171

12/08/2016 – Tras haber tratado un extenso temario sobre cuestiones pastorales y próximos acontecimientos importantes para la vida y espiritualidad de la Iglesia en la Argentina, concluyó la 174ª reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina.

En esta instancia se analizaron los temas que serán abordados en la próxima asamblea plenaria que se realizará del 7 al 12 de noviembre próximo y el método de trabajo: Encuentro Nacional de Jóvenes 2017; Exhortación Amoris laetitia; Promoción y discernimiento de la vocación del presbítero diocesano; Laudato si’; y cuestiones ambientales, evaluación del Congreso Eucarístico Nacional, el servicio de los capellanes en la Pastoral Carcelaria y la realidad de menores en situación de conflicto con la ley, entre otros.

Para conocer un poco más de los temas tratados y las conclusiones de este encuentro dialogamos con Monseñor Sergio Buenanueva, Obispo de San Francisco en Córdoba, quien esto nos decía “Como siempre una reunión muy intensa, ésta suele ser la más extensa del año. somos unos 20 obispos con una agenda bastante apretada. Comienza con un intercambio pastoral: revisamos un varias cosas de la vida interna de la iglesia, la situación social”.

“Lo que más me traje en el corazón fue ésta proximidad de estos dos acontecimientos de gracia: la beatificación de Mama Antula a fin de mes, en Santiago de Estero. Una personalidad de una laica que recorrió la Argentina llevando la experiencia de los Ejercicios Ignacianos y que de alguna manera inspira a Brochero cuya canonización esperamos, anhelamos para octubre”, comentó.

“Hablamos de otras cosas que tienen que ver con la educación. Después tuvimos que revisar toda ésta situación de público conocimiento que sucedió en el monasterio que no es monasterio. Como los obispos tenemos la responsabilidad con las asociaciones de fieles”, puntualizó monseñor.

 “Tenemos que seguir velando para que la gestión de los bienes económicos sea de absoluta transparencia mucho más cuando legítimamente la Iglesia pide ayuda al Estado para sus obras,” destacó el Obispo.