viernes, 12 de enero de 2018

Desde Chile el Padre Javier Soteras y el contexto en el que llega Francisco

viernes, 12 de enero de 2018
image_pdfimage_print

Logo-y-foto-Papa

12/01/2017 – El próximo lunes 15 de enero el Papa Francisco estará llegando a Chile en su vigésimo segundo viaje apostólico, fuera de Italia. Hasta allí se trasladó el Padre Javier Soteras, director de Radio María Argentina, para cubrir este acontecimiento.

Desde el país vecino, el director de Radio María Argentina dijo que “El Papa llega con un mensaje de paz ‘mi paz les doy’. La presencia de Franciso se da en un contexto distinto”.

En lo que respecta a lo político “el Papa llega después de las elecciones, donde una vez más ha ganado Sebastián Piñera, quien fuera presidente en el período anterior a Michelle Bachelet,(presidente en función) . La visita del Papa contará con la presencia de los dos, como una señal de civilidad y de democracia muy fuerte. El pueblo chileno ha demostrado una madurez y un crecimiento que a toda la región nos invita a reflexionar para encontrar caminos en este sentido”, comentó el Padre Javier.

Respecto a lo social el Padre Soteras destacó los siguientes problemas: la reforma educativa, el sistema jubilatorio y el grave conflicto con los mapuches.

En lo económico Chile viene en crecimiento.

En lo religioso, el país vecino, aun discute la designación, en enero del 2015, del padre Juan Barros Madrid como obispo de Osorno. Recordemos que al padre Barros “se le acusa de encubrir al formador Fernando Karadima, a quien el Vaticano declaró culpable de abuso sexuales y le ordenó una vida de oración y penitencia. Este es el contexto más global en torno al cual llega el Papa”, comentó el padre Javier.

“No se percibe por ahora un clima de expectativa ni festivo. La situación de escándalo en torno al caso Karadima, ha ubicado a Chile, en lo que hace a lo eclesial, en un lugar de retaguardia, una Iglesia golpeada. Tal vez los días en los que estará presente el Papa, permitan a a la Iglesia chilena, como al paralítico, ponerse de pie “, concluyó el padre Soteras.