viernes, 19 de enero de 2018

Francisco en Perú: “¿Dónde está tu hermano esclavo? No nos hagamos los distraídos”

viernes, 19 de enero de 2018
image_pdfimage_print

el-papa-con-algunos-pobladores

19/01/2018 – El Papa Franscisco quiso encontrarse con los pueblos amazónicos en Puerto Maldonado – Perú.

“Veo que han venido de los diferentes pueblos originarios de la Amazonia: Harakbut, Esse-ejas, Matsiguenkas, Yines, Shipibos, Asháninkas, Yaneshas, Kakintes, Nahuas, Yaminahuas, Juni Kuin, Madijá, Manchineris, Kukamas, Kandozi, Quichuas, Huitotos, Shawis, Achuar, Boras, Awajún, Wampís, entre otros.

También veo que nos acompañan pueblos procedentes del Ande que se han venido a la selva y se han hecho amazónicos”, comenzó el obispo de Roma.

También veo que nos acompañan pueblos procedentes del Ande que se han venido a la selva y se han hecho amazónicos».

Remarcó que fue un “encuentro tan deseado: juntos en el corazón de la Iglesia. He deseado mucho este encuentro. “ He deseado mucho este encuentro ¡Quise empezar por aquí la visita a Perú! ”

Gracias por vuestra presencia y por ayudarnos a ver más de cerca, en vuestros rostros, el reflejo de esta tierra. Un rostro plural, de una variedad infinita y de una enorme riqueza biológica, cultural, espiritual. Quienes no habitamos estas tierras necesitamos de vuestra sabiduría y conocimiento para poder adentrarnos, sin destruir, el tesoro que encierra esta región, y se hacen eco las palabras del Señor a Moisés: “Quítate las sandalias, porque el suelo que estás pisando es una tierra santa” (Ex 3,5).

Continuó diciendo : “Permítanme una vez más decir: ¡Alabado seas Señor por esta obra maravillosa de tus pueblos amazónicos y por toda la biodiversidad que estas tierras envuelven!

Este canto de alabanza se entrecorta cuando escuchamos y vemos las hondas heridas que llevan consigo la Amazonia y sus pueblos. Y he querido venir a visitarlos y escucharlos, para estar juntos en el corazón de la Iglesia, unirnos a sus desafíos y con ustedes reafirmar una opción sincera por la defensa de la vida, defensa de la tierra y defensa de las culturas.

Probablemente los pueblos originarios amazónicos nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora.” La amazonia es tierra disputada por : el neo-extractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que dirigen su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales. La perversión de ciertas políticas que promueven la “conservación” de la naturaleza sin tener en cuenta al ser humano. Y en contreto a ustedes, hermanos amazónicos. Sabemos de  movimientos que acaparan grandes extensiones de bosques y oprimen a los pueblos originarios para que de este modo los recursos naturales que están en ellos se vuelven inaccesibles”.

“Hemos de romper con el paradigma histórico que considera el amazonia como una riqueza inagotable de los estados sin tener en cuenta a los habitantes. Considero imprescindible realizar esfuerzos para generar espacios institucionales de respeto, reconocimiento y diálogo con los pueblos nativos asumiendo y rescatando la cultura, lengua, tradiciones, derechos y espiritual que les son propias. Un diálogo intercultural en donde ustedes sean los principales interlocutores” agregó “el mejor camino para transformar las históricas relaciones marcadas por la exclusión y la discriminación”.

Entre las «iniciativas esperanzadoras», el Papa destacó las que surgen de las bases y organizaciones de los pueblos originarios, que lejos de ser un «estorbo», son «un grito a la conciencia»:

“Ustedes son memoria viva de la misión que Dios nos ha encomendado a todos: cuidar la Casa Común”.

La trata de personas

“Quisiera que se escuche el grito de Dios ¿Dónde está tu hermano? ¿Dónde está tu hermano esclavo? No nos hagamos los distraídos no miremos para otra parte hay mucha complicidad…”, dijo el Papa respecto al flagelo de la trata de personas, algo que le preocupa enormemente.

Por otra parte el Santo Padre expresó lo preocupante que son las noticias que llegan sobre el avance de algunas enfermedades. El silencio mata. Pedimos a los estados que se implementen políticas desde su propia cosmovisión.

Francisco recordó que se sigue promoviendo la esterilización de las mujeres, en ocasiones con desconocimiento de ellas mismas. La familia ha sido siempre lo que más ha contribuido a mantener nuestra cultura.

Se nos pide un especial cuidado para no dejarnos atrapar de colonialismos ideológicos disfrazados de progreso. Buscando un pensamiento único y débil. Escuchemos a los ancianos que nos recuerdan lo esencial de la vida, destacó el Papa.

Te invitamos a escuchar el discurso completo del Papa Francisco.