Lunes, 11 de noviembre de 2013

Fuerte preocupación de obispos argentinos frente al avance de la droga en el país

Lunes, 11 de noviembre de 2013
image_pdfimage_print

11/11/2013 – La semana pasada finalizó la 106ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina. El viernes pasado se dio a conocer, como anticipo de las conclusiones, el documento titulado “El drama de la droga y el narcotráfico”.


En este documento, la Iglesia Argentina alerta "con dolor y preocupación" el crecimiento del narcotráfico y sus consecuencias sobre la sociedad, en especial los sectores más postergados, y observa la falta de cooperación de los ámbitos de decisión y reclama políticas de corto, mediano y largo plazo.

El Presidente de la Conferencia Episcopal y Arzobispo de Santa Fe, Monseñor José María Arancedo, y el Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y Obispo de Gualeguaychú, Monseñor Jorge Lozano, dieron a conocer el texto en conferencia de prensa. En diálogo con los periodistas, Monseñor Lozano alertó: "Corremos el riesgo de ser una Argentina peor y de instalar un sistema de organización de gran incidencia como el de narcotráfico”. Monseñor Arancedo agregó: “No deseamos ser como México y Colombia, ciertamente no lo somos, pero tengamos cuidado, porque ya no somos un lugar de paso, sino de consumo”.

En el documento, los obispos advirtieron que la actual situación es consecuencia del "deterioro de los vínculos sociales y en la ausencia de valores trascendentes". En conversación con Radio María, Monseñor Santiago Olivera, Obispo de Cruz del Eje, dijo que "se está instalando la sensación de que no se puede hacer nada, pero podemos hacer mucho". Además agregó algunas precisiones sobre este comunicado y algunas conclusiones de la Asamblea.