Martes, 7 de abril de 2015

“Las drogas nos llevan a morir poco a poco”

Martes, 7 de abril de 2015
image_pdfimage_print

10847836_818212108242497_3321860103835722420_n

07/04/2015 – Durante los mensajes Pascuales en las diferentes diócesis de nuestro país, los obispos argentinos coincidieron en un llamado a desterrar los enfrentamientos y el odio entre los argentinos. Además exhortaron a recuperar la cultura del diálogo y del encuentro, como pide el Papa Francisco, y reclamaron ejemplaridad a la dirigencia política. También exhortaron a no “permanecer indiferentes” ante las situaciones de pobreza, la desocupación, las desigualdades sociales y el avance de la droga y el narcotráfico.

En diálogo con Radio María, Mons. Fernando Maletti, obispo de Merlo – Moreno, dijo que “la resurrección de Cristo es un gran llamado a la coherencia de vida y que nuestras liturgias y celebraciones están llamadas a dar fruto de compromiso que haga que todos los cristianos vivamos en función del mandamiento del amor”. 

Mons. Maletti aclaró que “hay dos temas muy fuertes que están presentes en los obispos: por una parte ante el año electoral pedir una capacidad de discernimiento lúcido para saber ver qué necesita nuestro pueblo como proyectos que puedan estar escritos y en cuanto a las personas. Por otra lado, el tema de la droga que cada vez avanza más. Los que estamos en las periferias, como es el caso de mi diócesis, vemos tanta violencia y tanto efecto de esa causa terrible que es el narcotráfico. Descubrir que las drogas nos llevan a morir poco a poco en la vida, que hieren, angustian, dividen la familia… que las drogas en el fondo hacen hacer al que la consume todo aquello que daña a los demás. El que se droga queda cada vez más solo”.

Los obispos, desde diferentes lugares, invitaron a descubrir que “siempre hay una salida, y esa salida es Jesús, el amigo de los jóvenes. Para Él nadie ni nada está perdido. Jesús nos rescata y nunca falla. Los obispos hemos querido dar un mensaje muy contundente de no dejarnos llevar por la corriente ni ser marionetas de quienes miran para otro lado desde todos los niveles de responsabilidad”.

Haciendo referencia a la droga en la Argentina, Mons. Maletti dijo que la invitación de los obispos es a que “no perdamos la esperanza y sigamos trabajando, por un lado en la contención, el acompañamiento y la prevención, pero también en ir a las causas, con coraje y valentía,  de por qué las drogas están en nuestros barrios y en la vida de mucha gente, lamentablemente”.