lunes, 28 de mayo de 2018

Misa de clausura del ENJ: “Con Él renovaremos la historia”

lunes, 28 de mayo de 2018
image_pdfimage_print

28/05/2018 – A continuación compartimos la homilía completa de la misa de clausura del II Encuentro Nacional de Juventud. La misma estuvo a cargo de Monseñor Oscar V. Ojea, Obispo de San Isidro, Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

 

Todos tenemos en la vida fotos del alma. Momentos mágicos y especiales que cuidamos y atesoramos en el corazón. En muchos de ellos están nuestros amigos: un rato sin tiempo mirando al fuego, alguna tarde compartida con unos mates, alguna charla en la que nos hemos sentido entendidos, aceptados y valorados como somos. Algo parecido a esto habrán sentido los discípulos cuando se encontraron con Jesús por primera vez. ¿Qué les habrá dicho su mirada para que lo dejaran todo y los siguieran? ¿Qué resorte del corazón habrá tocado en ellos para que les cambie la vida tan a fondo? Él les ofreció su intimidad. Gratuitamente. Sin condenas ni peros. Experimentaron un amor incondicional. Es como si les hubiera dicho a cada uno “te quiero como sos, no como pienso que deberías ser, sino como sos”. Entonces se sintieron contenidos y  -al mismo tiempo- comenzaron a formar parte de un mundo nuevo y maravilloso. 

Nosotros hemos participado de este encuentro convocados y atraídos por Él. Con Él renovaremos la historia. Hemos venido muy necesitados de estos espacios de honda intimidad en nuestro corazón. ¿Cómo es la intimidad de Jesús? San Pablo nos dice que su amor es ancho, profundo y alto. Nos dice en la carta a los Efesios: “Así podrán comprender cuál es la anchura, la altura y la profundidad del amor de Cristo” Ef 3, 18.

Es un amor en tres dimensiones, como la Trinidad: es alto como el Padre que está en el cielo; profundo como el Hijo que descendió al fondo de la historia de cada corazón y ancho como el Espíritu que lo penetra todo con su libertad y que busca ocupar todos los lugares.

El amor de Jesús es ancho. Todos cabemos en él. Él no excluye a nadie. Tenemos que dejar que el Espíritu haga cada día más grande nuestro corazón para poder cobijar en Él a muchos, no sólo a los de nuestro grupo más cercano. Para esto necesitamos vivir la primera palabra que nos dejó el Papa Francisco en su mensaje ayer a la noche: presencia. Aprender a escuchar y a detener la mirada en cada hermano. Tenemos la tentación de refugiarnos sólo en el celular y pensamos que con los whatsapp y con la imagen nos comunicamos suficientemente, no es así. A veces la imagen solo sirve para que nos escapemos de la realidad. Nada reemplaza nuestra presencia, el trabajo cuerpo a cuerpo es imprescindible para comunicarnos según el lenguaje del Evangelio.

El amor de Jesús es profundo. ¿Hasta dónde llega? No hay rincón de nuestra persona en donde Él no se haya sumergido por amor. Sin rechazar nada, aún aquello que a nosotros nos da vergüenza, Él toma en sus manos toda tristeza nuestra y la cura con el amor de su corazón. Para ser consecuentes con este amor sin límites debemos vivir la segunda palabra que nos ha dejado el Papa: comunión. Esto se logra encontrándonos con nuestras raíces. Somos parte de un pueblo y tenemos que desarrollar el gusto espiritual de pertenecer a él. Ir a las raíces para vivir la comunión significa entrar en contacto interior con quienes nos dejaron, con trabajo y sudor, esta patria como herencia. Hoy hablamos poco de patria porque respiramos una cultura tremendamente individualista: tengo que preocuparme sólo de mí y el resto que se arregle. 

Es la cultura del “sálvese quien pueda”,  egoísta y mezquina. La patria está mucho más allá de ser sólo un conjunto de individuos que se avienen a cumplir leyes comunes. Ella es madre, nos ha recibido en nuestra casa común y nos exige el desafío de transformarla para hacerla  más equitativa, más fraterna y más cristiana. Una patria que viva la hospitalidad esencial de la persona humana que es recibir con los brazos abiertos a todos los que están invitados al banquete de la vida y prepararles una casa digna de ser habitada. Por eso expresamos que VALE TODA VIDA

La tercera característica del amor de Jesús es la altura. Dios está saliendo continuamente de sí mismo y no se guarda nada. Él nos invita continuamente a crecer,  a volar alto, a imitarlo en su entrega y aquí, la tercera palabra que nos deja Francisco: la misión. Como dice en la Alegría del Evangelio: “La misión no es una parte de mi vida o un adorno que me puedo quitar; no es un apéndice o un momento más  de la existencia. Es algo que yo no puedo arrancar de mí ser sino quiero destruirme. Yo soy una misión en esta tierra y para eso estoy en el mundo.” EG 273.

Qué bueno ayudarnos a que cada uno descubra la misión singular que ha venido a traer a nuestra historia y que sólo Él puede dar, y qué tarea maravillosa la de crear las condiciones para que tantos hermanos nuestros, que se ven impedidos de desarrollar sus talentos, puedan aportar a la Iglesia y a la Patria la singularidad de sus dones. 

Pidamos al Señor -al concluir este Encuentro- estar muy presentes a nuestros hermanos resistiendo la tentación de evadirnos y de mirar para otro lado cuando la realidad nos duela y nos interpele, poniendo el cuerpo a lo que se presente. Pidámosle también echar raíces en la intimidad de Jesús y de nuestro pueblo, viviendo en profunda comunión con los hermanos, haciendo frente a una cultura que no favorece la comunión, sino al aislamiento y al soledad.

Finalmente pedimos el coraje de salir de nosotros mismos para asumir la misión que Él nos ha señalado en la Iglesia y sin la cual nuestra vida no tendría razón de ser. 
Se lo pedimos por medio de María que supo transformar una cueva de animales en la casa de Jesús con unos pobres pañales y una montaña de ternura. Que nosotros podamos ser como Ella, transformadores de la realidad y así renovar la historia.