viernes, 12 de enero de 2018

Vidal ordenó cerrar tres casinos y licitará 3.860 tragamonedas

viernes, 12 de enero de 2018
image_pdfimage_print

tragamonedas01

12/01/2018 – La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal impulsa una serie de medidas contra el juego y la ludopatía que abarca el cierre de tres casinos, un decreto para licitar por primera vez máquinas tragamonedas habilitadas en el territorio y un endurecimiento de los operativos contra de las mafias de las apuestas clandestinas.

Vidal decidió dar de baja los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea y el bingo de Temperley, para reducir el acceso al juego. La decisión de la funcionaria se tomó sin que las medidas provoquen despidos, dado que se prevé reubicar al personal afectado.

Para tener un panorama mas general de lo que es el negocio del juego en nuestro país, en Radio María Argentina dialogamos con el periodista Cristian Pérez, integrante del Foro de Periodistas Argentinos. Cristian ha realizado, junto a su colega Ricardo Heurtley, una investigación titulada “¿QUIÉN CONTROLA AL JUEGO?. Al respecto, Pérez sostuvo: “lo primero que hay que decir es que (la gobernadora Vidal) esta en la dirección correcta, al menos se concretará el cierre de algunos de los casinos, es cierto también que esta decisión no alcanza. Son tres los casinos, muy pequeños, de unos 45 bingos. Me parece que la decisión debe ser mucho más radical”

Algunas asociaciones que se dedican a recibir personas que padecen de la adicción a los juegos de azar ven con buenos ojos estas medidas afrontadas por la gobernadora de Buenos Aires y sostienen que, decisiones similares se tendrían que tomar en todas las provincias, sobre todo en aquellos pueblos y ciudades más desfavorecidos y con altos niveles de pobreza en donde ya se han colocado tragamonedas o se tiene la intención de ubicar salas de juegos.

Sucede que, algunos expertos, ven en el juego un veneno social y consideran que suele afectar a los más pobres, a personas con estrecheces económicas, ante quienes las apuestas aparecen como el anzuelo de una fortuna fácil.

Por su parte, la Iglesia en Argentina siempre a insistido en que el juego perjudica a los mas pobre. Así quedó plasmado en un comunicado que al respecto hizo público en febrero de 2017 Pastoral Social de la Arquidiócesis de Córdoba.

Para analizar la ocurrencia e incidencia de este flagelo a la luz del magisterio de la Iglesia convocado a Monseñor Pedro Torres, Obispo Auxiliar de Córdoba quien destacó: “en los manuales de moral aparece el juego, sobre todo referido a algo recreativo. El juego, como algo recreativo es legítimo pero, cuando el juego se convierte en una cuestión económica, en una cuestión de explotar una adicción de una persona, ciertamente ya la moral advertía, incluso por las cantidades que se pueden invertir en el juego. Cuando uno destina al juego, lo que tendría que destinar a otro tema o a una necesidad familiar, se va creando una ruptura en el tejido social”.