sábado, 5 de mayo de 2018

“Luchamos contra las mafias del tráfico de personas en el Mar Mediterráneo”, nos relató un argentino que colabora con una ong internacional

sábado, 5 de mayo de 2018
image_pdfimage_print

1

05/05/2018 – Ricardo Sandoval nació Mar del Plata, pero desde sus 20 años se trasladó a España en busca de un mejor destino. Hoy, Ricardo trabaja en una ong internacional rescatando refugiados africanos en el Mar Mediterráneo, que intentan ingresar en Europa. Sandoval el primer oficial del remolcador de búsqueda y rescate de Proactiva Open Arms. “Me llamaron para avisarme que se había abierto la vacante en Open Arms y no lo pensé, no había punto de comparación. Esto de ayudar a miles de inmigrantes me gratifica mucho”, remarcó.

“Nos dedicamos a la vigilancia y salvamento de las embarcaciones de personas que necesitan auxilio en el Mar Egeo y Mediterráneo Central, así como a la denuncia de todas las injusticias que están pasando y que nadie cuenta”, nos relató Ricardo.

2

Por la carga emocional del trabajo, Ricardo y equipo trabajan un mes sí y un mes no. Las cuatro semanas sin salir al mar suelen ser las más difíciles, porque una vez de vuelta en la tranquilidad de la tierra firme y la casa caliente, el recuerdo de una humanidad corrompida lo atormenta. “Me quedo pensando qué será de ellos. Muchas veces los rescates son duros y el viaje que viene después para ellos, también. Lo que pienso es que, después de todo lo que pasaron, después de su camino a Libia, de su viaje por mar solos y luego con nosotros, después de todo eso tendría que venir algo bueno. Se lo ganaron, no debería existir fuerza en el mundo que les impida disfrutar de su proeza”, dijo.

Sandoval nos compartió además que “luchamos contra las mafias del tráfico de personas que les sacan todos los ahorros que tienen estos migrantes africanos prometiéndole que van a tener un futuro mejor. Pero los trasladan en barcos que no son seguros, con poco combustible y sabiendo que el Mar Mediterráneo es muy peligroso. Si no fuera por el trabajo de las organizaciones como la nuestra, la mayoría de estos barcos acabarían en el fondo del mar. En la tarea de rescate que hacemos muchas veces tenemos problemas con los guardacostas de Libia. En la última misión tuvimos un enfrentamiento con ellos, pese a que los guardacostas estaban navegando fuera de su zona territorial. Ellos se querían llevar a la gente de las barcas y nos amenazaron de muerte a nosotros que estábamos haciendo el rescate de esas personas. Pero nuestra decisión se mantuvo firme, porque no podemos ceder ante ese chantaje. Así que hicimos el salvataje igual”.