sábado, 5 de mayo de 2018

“Con Radio María vamos a transformar nuestra situación actual de manera pacífica”, afirmó el presidente del episcopado de Sudán del Sur

sábado, 5 de mayo de 2018
image_pdfimage_print

2

05/05/2018 – Ayer, cuando conocimos la realidad de Sudán del Sur, tuvimos la oportunidad de escuchar el testimonio de monseñor Eduardo Hiiboro Kussala, presidente del Episcopado de esta país africano y obispo de Tombura-Yambio. Junto al Padre Javier Soteras, Gabriela Fiori y Nestor Rocchiccioli, nos sorprendimos con sus palabras, su amor a la Virgen y el deseo profundo de tener Radio Maria en su tierra tan castigada. Y es que Sudán del Sur es la nación más joven del mundo. Logró la independencia de Sudán en julio de 2011, después de la celebración de un referéndum. Poco tiempo después, el Consejo de Seguridad de la ONU estableció una misión permanente con el fin de apoyar la transición. Debido al enfrentamiento político entre dos grupos rivales que estalló en diciembre de 2013, la ya frágil situación empeoró y hasta la fecha se ha producido una de las peores crisis de desplazados del mundo.

Desde hace cinco años unos 15.000 niños de este país han sido reclutados por grupos armados. La mayoría de ellos provienen de hogares sumidos en la extrema pobreza. Asimismo, más de un millón de niños sursudaneses sufren desnutrición aguda. Todo esto hace que solo el 30 por ciento de los menores de edad acuda a la escuela. Y allí queremos estar como Radio María.

Desde Sudán del Sur, monseñor Hiiboro Kussala dijo que “es un país hermoso y la religión de la mayoría es el catolicismo. Mucha gente tiene una devoción muy fuerte por nuestra madre María. La adoramos como la madre de nuestro Salvador, la madre de Dios, la madre de la Iglesia”. Asimismo, indicó que “algunas partes de la iglesia católica aquí ya han celebrado cien años. La fe fue traída por los misioneros combonianos hace muchos años. La necesidad de Radio María aquí es primordial porque nos ayudará a mejorar, profundizar y reforzar nuestra vida espiritual. Con la presencia de la Radio vamos a seguir luchando contra el trauma de la guerra, vamos a reconectarnos y a ser capaces de transformar nuestra situación actual de manera pacífica”.

1

El presidente del episcopado de Sudán del Sur sostuvo que en su país “hay mucha gente que sufre debido al hambre, la enfermedad, el aislamiento y la marginalización. Algunos están en campos de desplazados y de refugiados. Todos estos son símbolos y signos de sufrimiento. Esperamos que Radio María pueda ayudarnos a abrir nuestros corazones, nuestras mentes, a tocar el alma de la gente, a permanecer fieles a Dios y ser capaces de aceptarnos unos a otros”.

Y finalmente hizo esta oración: “Quiero asegurarles que oramos, oramos por ustedes, que todos y cada uno sea bendecido, que sus familias sean bendecidas, nuestro Santo Padre el Papa Francisco sea bendecido, que el fundador de Radio María sea bendecido y que todos nosotros, en nuestra madre María, nuestra madre María, madre de Jesús y madre de la Iglesia, permanezcamos hijos fieles de María, que nos compadezcamos y ayudemos a los demás y podamos acercarnos a Jesucristo y decir ´no tienen vino, no tienen vino, no tienen vino`. Que esta expresión pueda ser parafraseada como ´la gente de Sudán del Sur no tiene Radio María, la gente de Sudán del Sur no tiene Radio María, la gente de Sudán del Sur no tiene Radio María`, y así sea apoyada y ayudada para que podamos tener Radio María”. Agradecemos la gentil colaboración de la profesora María Virginia Garibaldi en la traducción de las palabras de monseñor Hiiboro Kussala del inglés al español.