lunes, 14 de mayo de 2018

Ushuaia: La Mariathón nos renueva y nos despierta

lunes, 14 de mayo de 2018
image_pdfimage_print

14/05/2018 – Desde Ushuaia, en “el fin del mundo”, Carola y Adriana nos acercan su experiencia de Mariathón como lugar de renovación donde se reenciende el corazón y el fuego de la comunidad.

Carola Guevara contó al aire de Radio María que “empieza a hacer mucho frío, el sol casi no está porque desaparece a las 3 de la tarde, entonces uno tiene que buscar el sol desde otro lado. Es Dios quien viene a encender nuestros corazones. Creo que Mariathón es un despertar los corazones”.

“Andábamos con un poco de fiaca y pereza, pero en la reunión de Cenáculo Mariano nos propusimos hacer algo y se fueron encendiendo los corazones” agregó.

Durante el fin de semana que pasó estuvieron Mariathonando en una de la Parroquia Sagrada Familia en Ushuaia. Carola dijo que “preparamos unas bolsitas con cosas ricas como scones, galletitas de limón y vainilla, pepitas y budines, todo casero. Y para contar del proyecto de Mariathón pusimos el nombre de un país en cada bolsita entonces la gente se comprometía a rezar por ese país y dejaban una colaboración. Era la gente la que ponía el precio de lo que se llevaba e incluso muchos dejaban su colaboración sin llevarse nada”.

 

“Los corazones se van abriendo y uno también”

Como suele pasar en estas ocasiones, uno da el primer paso, y la gracia abre otras puertas:

Esto despertó que el Párroco de la otra parroquia de Ushuaia nos invitara a también hacer Mariathón el 26 y 27 de mayo. Los corazones se van abriendo y uno también.  María está apurada y abre nuestros corazones y nos invita a dar un paso y ponernos en salida. Siempre me siento sorprendida y asombrada por todo lo que Dios nos va invitando” agregó emocionada.

“Radio María llegó a Ushuaia porque otros rezaron y donaron y nosotros tenemos ese compromiso de orar y donar para que la Radio llegue a otros lugares donde todavía no suena”.

 

“La gente se llevaba algo rico y colaboraba con lo que tenía”

Adriana, por su parte, contó que “armamos mesas con cositas dulces y la gente se llevaba algo rico y colaboraba con lo que tenía y con lo que podía. Fue una jornada linda, intensa, alegre y muy disfrutada que nos deja con muchas ganas para seguir”.