Miércoles, 23 de julio de 2014

Liturgia de las Horas

La Oración de la Horas nos permite consagrar el día a Dios, volver nuestra mirada a El y resignificar los distintos momentos de la jornada, para vivirlos con El y desde El.

Así van siendo santificadas todas las horas de nuestras jornadas, y todo el tiempo de nuestra existencia va quedando impregnado de oración, de alabanza, de súplica, de intercesión y de acción de gracias. Nuestra vida, se hace una “ofrenda permanente”.
“La Liturgia de las Horas es santificación de la jornada” (Pablo VI, Laudis canticum 2).

No se ha encontrado el contenido solicitado.



Puedes intentar hacer una búsqueda o bien seguir navengando el sitio.