Viernes, 2 de junio de 2017

“Jesús elige al más pecador de los Apóstoles”

Viernes, 2 de junio de 2017
image_pdfimage_print

160927-SantaMarta-31

02/06/2017 –  El Papa, en su homilía de esta mañana en la capilla de la casa Santa Marta, comentó el Evangelio del día (Jn 21,15-19), en que Jesús resucitado dialoga con Pedro en la orilla del lago, allí donde el Apóstol había sido llamado. Es un diálogo tranquilo, sereno, entre amigos – subrayó Francisco – en el clima de la Resurrección del Señor. Jesús encomienda sus ovejas a Pedro, haciéndole tres preguntas, preguntándole si lo ama:

“Jesús elige al más pecador de los Apóstoles, los otros escaparon, éste lo renegó: ‘No lo conozco’. Y Jesús le pregunta: ‘¿Pero tú me amas más que éstos?’. Jesús elige al más pecador”.

De manera que, dijo el Papa, fue elegido “el más pecador” para “apacentar al Pueblo de Dios. “Lo que nos hace pensar”,  observó Francisco. Y Jesús le pide a Pedro que apaciente a sus ovejas con amor: “No apacientes con la cabeza hacia arriba, como el gran dominador, no: apacentar con humildad, con amor, como hizo Jesús. Ésta es la misión que Jesús encomienda a Pedro. Sí, con los pecados, con las equivocaciones. Tanto es así que precisamente después de este diálogo, Pedro hace un resbalón, una equivocación, es tentado por la curiosidad y le dice al Señor: “¿Pero este otro discípulo dónde irá, qué hará?”. Pero con amor, en medio de sus equivocaciones, de sus pecados… con amor: ‘Porque estas ovejitas no son tus ovejitas, son mis ovejitas’, dice el Señor. ‘Ama. Si tú eres mi amigo, debes ser amigo de éstos’”.

El Obispo de Roma aludió al momento en que Pedro renegó de Jesús ante la sierva del sumo sacerdote: se siente seguro de negar al Señor como cuando se sintió seguro de confesar: “Tú eres Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Y recordó la mirada de Jesús que se cruza con la de Pedro, que acababa de renegarlo. Y el Apóstol “valeroso para renegar, es capaz de llorar amargamente”:

“Y después de toda la vida al servicio del Señor terminó como el Señor: en la cruz. Pero no se ensalza: ‘¡Termino como mi Señor!’. No. Pide: ‘Por favor, pónganme en la cruz con la cabeza hacia abajo, para que al menos se vea que no soy el Señor, soy el siervo’. Es esto lo que nosotros podemos tomar de este diálogo, de este diálogo tan hermoso, tan sereno, tan amigable, tan púdico. Que el Señor nos dé siempre la gracia de ir en la vida con la cabeza hacia abajo: la cabeza hacia arriba por la dignidad que Dios nos da, pero la cabeza hacia abajo, sabiendo que somos pecadores y que el único Señor es Jesús, nosotros somos siervos”.

Fuente: Radio Vaticana