Viernes, 19 de junio de 2015

“Lo que salva el corazón es usar la riqueza que se tiene para el bien común”

Viernes, 19 de junio de 2015
image_pdfimage_print

fotonoticia_20140417192057_644

19/06/2015- Las riquezas acumuladas para uno mismo están en el origen de las guerras, de las familias destruidas, de la pérdida de dignidad. La “lucha de cada día” es en cambio administrar las riquezas que se poseen y las de la tierra para el “bien común”. Es una de las consideraciones de fondo de la homilía del Papa Francisco en la Misa de la mañana, celebrada en Casa Santa Marta.

No son “como una estatua”, las riquezas. Éstas “ tienen la tendencia a crecer, a moverse, a tomar un puesto en la vida y en el corazón del hombre”. Y si lo que impulsa al hombre es acumular riquezas, llegarán a invadirle el corazón, que acabará “corrupto”. Lo que salva el corazón es usar la riqueza que se tiene para “el bien común”, dijo el Obispo de Roma

La homilía del Papa se centró en el evangelio del día, en el que Jesús enseña a los discípulos esta verdad: “Donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón”. Y por tanto, les advierte, “No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones entran y roban; acumulen más bien tesoros en el cielo”.

Ciertamente, reconoce Francisco, “en la raíz” de acumular riquezas “está el deseo de seguridad”. Pero el riesgo de hacerlo sólo para uno mismo y de quedar esclavo de ellas es altísimo.

“Al final estas riquezas no dan seguridad para siempre. Al contrario, te rebajan en tu dignidad. Y esto divide las familias. También en la raíz de las guerras está esta ambición, que destruye, corrompe. En este mundo, en este momento, hay muchas guerras por el ansia de poder, de riquezas. Se puede pensar en la guerra en nuestro corazón”, agregó.

“‘¡Manténganse alejados de la avaricia!’, así dice el Señor. Porque la avaricia sigue, sigue, sigue … Es un escalón, abre la puerta: después viene la vanidad – creerse importantes, creerse poderosos – y, al final, el orgullo. Y de allí todos los vicios, todos. Son escalones, pero el primero es este: la avaricia, querer acumular riquezas”.

Papa Francisco ternura10
Francisco reconoce también que “acumular es precisamente una cualidad del hombre”, y que “hacer las cosas y dominar el mundo es también una misión”. Entonces, “esta  es la lucha de cada día: cómo gestionar las riquezas de la tierra bien, porque estamos orientados al Cielo, y se conviertan en riquezas del Cielo”, afirmó.

“Una cosa es verdad, cuando el Señor bendice a una persona con riquezas: le hace administrador de esas riquezas para el bien común y el bien de todos, no para el suyo propio. Y no es fácil ser un administrador honrado, porque está siempre la tentación de la avaricia, del ser importante. El mundo te enseña y te lleva por este camino.

Pensar en los demás, pensar que lo que tengo está al servicio de los demás y que nada de lo que tengo me lo llevaré conmigo. Pero si uso lo que el Señor me ha dado para el bien común, como administrados, esto me santifica, me hará santo”.

Nosotros, observa el Papa, oímos muchas veces acusaciones de personas que pasan la vida acumulando riquezas. Por nuestra parte, afirma Francisco, “todos los días” debemos “preguntarnos: ‘¿Dónde está tu tesoro? ¿En las riquezas o en esta administración, en este servicio para el bien común?”

“Es difícil, ¡es como jugar con fuego! Muchos tranquilizan su conciencia con la limosna y dan de lo que les sobra. Eso no es administrar: el administrador toma para sí lo que sobra y da a los demás, en servicio, todo. Administrar la riqueza es despojarse continuamente del propio interés y no pensar que estas riquezas nos darán la salvación. Acumular, sí, va bien. Tesoros, sí, va bien: pero lo que vale – por decirlo así –en la ‘bolsa del Cielo. ¡Acumulen allí!”.

Fuente: Aleteia