miércoles, 28 de febrero de 2018

Aceptar la cruz y no el poder

miércoles, 28 de febrero de 2018
image_pdfimage_print

mili4

28/02/2018 –  Desde el Evangelio del día comenzamos a compartir la catequesis del día junto al Padre Luis Zazano:

Cuando Jesús se dispuso a subir a Jerusalén, llevó consigo sólo a los Doce, y en el camino les dijo: “Ahora subimos a Jerusalén, donde el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos para que sea maltratado, azotado y crucificado, pero al tercer día resucitará”. Entonces la madre de los hijos de Zebedeo se acercó a Jesús, junto con sus hijos, y se postró ante él para pedirle algo. “¿Qué quieres?”, le preguntó Jesús. Ella le dijo: “Manda que mis dos hijos se sienten en tu Reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda”. “No saben lo que piden”, respondió Jesús. “¿Pueden beber el cáliz que yo beberé?”. “Podemos”, le respondieron. “Está bien, les dijo Jesús, ustedes beberán mi cáliz. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes se los ha destinado mi Padre”.

Al oír esto, los otros diez se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús los llamó y les dijo: “Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo: como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud”.

Mt 20,17-28

 

Hoy sos invitado a subir a Jerusalén: Es ir al encuentro de aquel lugar donde estamos llamados a redimirnos, a asumir ese lugar y ese espacio donde me realizo como persona. Tu Jerusalén puede ser ese lugar que sabés que te cuesta pero es tu lugar, Jerusalén puede ser tu casa, tu trabajo, tu parroquia. En fin, ese lugar de lucha cotidiana.Hoy Jesús te dice que vas a resucita, no dejes de lucharla,e stás llamado a redimirte.

Jesús te propone que luches en este camino,  a que te dispongas, a no victimizarte, asumí tu vida. No tenés que andar arrastrando la cruz, ahí en Jerusalén. Hoy Dios te invita a que descubras tu Jerusalén y a que la asumas.

 “¿Qué quieren?”

Jesús te pregunta ¿Qué querés? ¿Qué necesitás?  Qué es lo que andas buscando de Dios, qué es lo que necesitas en tu vida para realizarte, el problema es que muchas veces creeemos que sólo necesitamos poder para realizarnos como personas. El poder no te lleva al cielo, y tampoco se busca a Dios para tener poder. Para realizarte como persona no es a través de puestitos, ni tampoco a través de cierta cantidad de dinero mensual. Podes estar cerca de Jesús, pero no interesarte por Jesús sino mas bien usar de Jesús para tener prestigios personales, ese no es el verdadero seguimiento.

El verdadero seguimiento es enamorarse de la vida, de Dios.

Quien tiene a Jesús puede, lo puede todo. Que podamos decirle “Señor quiero, quiero estar con vos toda la vida”. Si tenemos a Jesús lo tenemos todo y somos capaces de enfrentar todo.

Pensá si estás haciendo la voluntad de Dios o estás encaprichado, encaprichada.

A servir

Hoy Jesús te vuelve a recordar que estaos llamados al servicio, tu vida debe ser un constante servir. No podés estar atrás de puestos siempre, hay personas que se esclavizan al poder cayendo que logran realizarse pero en el fondo van perdiendo dignidad. Esto lleva a la ausencia de un objetivo en su vida y se casan con el medio y no con el fin de la vida que es la felicidad. Cuidado, la plata y el poder es tentador, es fácil meterse pero complicado en salir, la clave esta en reconocer y asumir.

 

 

P. Luis Zazano