Martes, 14 de noviembre de 2017

¡Agarrate Catalina! – Doña Jovita

Martes, 14 de noviembre de 2017
image_pdfimage_print

1513644_10202456564254916_6105324323228657405_n

14/11/2017 – Doña Jovita, la abuela de Traslasierras compuso una canción dedicada a la próxima Beata Argentina Catalina de María Rodriguez. La abuela toma el recuerdo del paso de Catalina por Villa del Tránsito junto con las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón, las monjas que acompañaron al Cura Brochero en su trabajo pastoral.

“Reconociendo las obras de las mujeres. Brochero a lo mejor no hubiera podido hacer tanto si no hubieran estado Catalina y las hermanitas esclavas” comentó Doña Jovita.

Agarrate Catalina – Canción a Madre Catalina de María Rodríguez

¡Agarrate Catalina
Que vamos a misionar !

En tus tiempos Catalina
No te fue fácil cantar
esos versos que en el alma
tenías para terciar

Siendo una inquieta chinita
fuiste llamada a esquivar
un pantano de creencias,
letargo y comodidad

Con señoras y señores
que estaban de estar nomás.
Una vida ya resuelta
que se negaba a soñar.

Anhelabas otra cosa…
Regalarte alguito más!
Y así te juiste encontrando
con el milagro de Dar

“Agarrate Catalina
Que vamos a misionar”
Me figuro que te han dicho…
Y vos supiste escuchar…

Que te aprontaste serena
Para dejarte llevar
en las ancas de un Destino
difícil de jinetear

Difícil por ser mujer.
Para el varón no era tal,
pero tu buen corazón
ya sabía galopar

Las periferias , el hambre,
injusticia y soledad
te hacían señas pidiendo
entrega y solidaridad …

Y en Traslasierra otra voz
que sabiéndote capaz
Te pegó un grito y montaste
diciendo si ahí nomás

Era Brochero en su mula,
santo de nuestro lugar.
Santo de piedra y camino,
un Cristo de trajinar

Olor a oveja el que sale
de su cómodo lugar,
para topar a la vida
fresquita de eternidad

El aroma de tus monjas
es perfume de lealtad
en un corazón sagrado,
en un amor para confiar

Catalina te doy gracias
por volver y por quedar
en los latidos de un pueblo
que necesita tu pan

Tu pan casero de madre
que puede al alma saciar
en tiempos en que la patria
está hambrienta de hermandad