miércoles, 16 de mayo de 2018

Áreas de conflicto en el matrimonio

miércoles, 16 de mayo de 2018
image_pdfimage_print

16/05/2018 – Todos los lunes, integrantes del equipo de Retrouvaille visitan los estudios de Córdoba para desarrollar temas que nos ayuden a mejorar el vínculo matrimonial. En esta oportunidad Ana y Ricardo Carranza abordaron el temática de las áreas de conflicto en la relación de pareja.

“No hay cosa más fácil que hacer un inventario de las áreas de conflicto que existen en una pareja”, abrió Ana la charla con mucho humor. Hay algunas que prevalecen más que otras: las finanzas del hogar, el manejo del dinero, las relaciones con la familia de origen, la educación de los hijos, el trabajo fuera de casa, el tiempo que pasamos fuera del hogar, la sexualidad, la comunicación, etc.

Cualquiera de estas áreas mal manejadas producen mucho estrés con grandes consecuencias. “Generalmente al comienzo del conflicto tratamos de comprender la situación, pero transcurrido el tiempo a veces nos resulta insoportable. Entra la duda, la desconfianza, nos enojamos mucho (con nosotros , con nuestra pareja y con la situación)”, apuntó Ana.

 

¿Cómo nos comunicamos entonces cuando estamos enojados por estos conflictos?

Ricardo recomendó mirarse a los ojos en silencio unos instantes .”No es nada fácil, pero ésto nos abrirá el corazón para poder dialogar, nos acercará a la persona que amamos.”

También hay que hacer un poco intrépidos y audaces, no quedarnos quietos antes la crisis y dificultad.

Ana, por su parte, recomendó que el primer paso a dar cuando estamos enojados es identificar el problema. “A veces metemos todo en la bolsa y traemos problemas de mucho tiempo atrás, de esa manera nunca podremos comunicarnos.” Si la pareja acepta que tiene un problema que resolver estamos bien encaminados hacia la búsqueda de la solución. Además tenemos que tener en cuenta que el problema no es de uno o del otro, es de los dos.

Ana y Ricardo contaron su experiencia personal y familiar sobre una de las crisis económicas que les tocó atravesar. “Cuando pasamos una situación económica muy mala unos amigos nos acercaron unas galletitas redonditas, unos tarros de dulce de leche y unos paquetes de coco. Nos pusimos toda la familia a armar alfajorcitos. Uno le ponía el dulce de leche, el otro le ponía la tapita , otro pasaba el borde por el coco y otro los embolsaba. Al otro día Ricardo y nuestro hijo más grande salían y vendían en los kioskos de las escuelas. Y yo con las chicas salíamos por el barrio. El hecho de trabajar juntos a la noche nos dió los recuerdos más dulces.” , relató Ana.

Uno de los valores más importantes en la relación de pareja es el compromiso asumido juntos. “Cada conflicto o crisis fortalecía más nuestro compromiso de seguir juntos y nuestra decisión de amar. El compromiso vivido como un valor nos ayudó a pasar las crisis de otra manera y salir fortalecidos”. Contamos con una arma poderosa : el amor que nos tenemos, agregaron.