Martes, 29 de noviembre de 2016

Camino a Belén

Martes, 29 de noviembre de 2016
image_pdfimage_print

article-100-preguntas-respuestas-camino-santiago-camino-560d026488174

29/11/2016 – El Adviento es una oportunidad más que tenemos como Iglesia para poder preparar el corazón ¿Para qué? En este caso para poder vivir con mayor conciencia este enorme misterio de un Dios inmenso que se hace pequeño, un Dios divino que se hace humano y solo por amor, por un amor infinito a cada uno de nosotros.

A continuación te comparto una muy buena propuesta del padre Alfredo, la recibí por medio de whatsapp y creo que puede ser un muy buen “mapa de ruta” para aprovechar éstas cuatro semanas que nos llevan una vez más, pero de una manera nueva al pesebre:

1) ¿Cómo tener cada día presente el PESEBRE? Una opción puede ser poner una imagen linda del pesebre como fondo de pantalla del celu.. así a todo tiempo “nos entra por los ojos” que el centro es la Sagrada Familia y el nacimiento de Jesús.

 2) Elegir una IDEA FUERZA: en concreto, esta primera semana 27/11 al 03/12 se hace presente en la Liturgia el profeta Isaías, con un mensaje que incluye palabras clave: “consuelen – preparen” el camino… por eso la invitación es pedir pedir y pedir en la oración y a cada rato a la Virgen LA SENCILLEZ DE CORAZÓN para esperar a Jesús.

 3) PENSAR MI REGALO: la idea es ya mismo pensar y decirle al Niñito Jesús lo que deseo con el corazón. Cuando niños escribíamos cartitas… ahora puede servir algo así o simplemente formular / decir en palabras el pedido: “Niñito Jesús te pido… tener tal cosa; tener tal virtud; crecer en tal cosa; superar tal otra…” (cada uno sabe).

4) AYUDAR A OTRO: concreto y muy concreto ¿cómo puedo ayudar a alguien durante el Adviento? Por un lado, buscar alguien a quien ayudar “espiritualmente” (rezar todo el Adviento por una persona puntual, quizá alguien que conozco y que no está viviendo un buen momento de fe, algún familiar, amigo, alguien “no tenido en cuenta”)…. y también buscar alguien a quien ayudar “materialmente” (puede ser fabricando tipo alcancía o comprando algo para regalar: comida para un trapito, una gaseosa para un maletero, golosinas para los niños, un libro para un amigo, algo muy concreto y que se pueda regalar)… la consigna: en el prójimo está Jesús.

5) NIÑITO JESÚS a cada rato: la idea es incorporar la oración “Niñito Jesús, que naciste en Belén, bendice esta comida/ este tiempo de estudio/ esta caminata/ este rato de descanso… y a nosotros también”. La idea es que el Nacimiento de Jesús sea el corazón de nuestra oración en la espera de Navidad.

6) PONERSE en el lugar del otro. Como ejercicio espiritual durante el adviento o por semana, podría ofrecer el sacrificio de vivir como vive un diabético, un hipertenso, un celíaco, etc y que nadie me se entere del esfuerzo que podría eso traer y que sea un regalo para el Niño Dios por nacer.

De nuestra redacción

Corina Acevedo