Jueves, 19 de octubre de 2017

¿El corazón o la razón?

Jueves, 19 de octubre de 2017
image_pdfimage_print

corazon razon

19/10/2017 – La licenciada Ángela Sannuti, psicóloga e investigadora, miembro de redacción de la revista Criterio, reflexionó sobre la coherencia emocional en el programa “Hoy puede ser”.

“La gran dicotomía en la vida emocional de las personas es seguir el corazón, lo propio, lo de cada uno o lo que viene de afuera, las lealtades familiares, lo que enseña la educación. Siempre que hay dolor, es porque hay un conflicto entre seguir la propia esencia, esa sabiduría interna o amoldarse a lo establecido, a lo que se espera de afuera”, expresó Ángela al comienzo de la charla.

“El mejor amuleto ante el sufrimiento es ser coherente. Ser coherente es establecer una relación honrada y sincera con nosotros mismos, tener el coraje de asumir la vida en el aquí y el ahora que nos toca vivir”, dijo. Y continuó: “Tenemos que ser más reales, más íntegros. Biológicamente, el corazón es el órgano que reconoce todas las partes del cuerpo y las integra. El corazón vivo no rechaza ni excluye. Paralelamente, los sentimientos negativos no nos dañan, todo es vida. Lo que nos daña es el rechazo a lo que sentimos. Se trata de ser sinceros con nosotros mismos”.

La licenciada mencionó tres maneras muy sutiles de no sentir:

Aferrarse al pasado.

Fugarse hacia el futuro.

La falsa positividad. “Se trata de un infantilismo, de una cohersión”, afirmó la experta.

Luego, Ángela dijo que una persona madura es capaz de integrar lo que hay y lo que no hay: “Cuando nos permitimos asumir y abrazar el desorden, el sinsentido y el dolor, la vida se convierte en un verdadero camino experiencial. No hay atajos, el crecimiento viene cuando nos atrevemos a sentir y a integrar lo que nos pasa”.

Finalmente, la licenciada concluyó: “La magia más poderosa es atreverse a pasar por toda la paleta de colores de nuestras emociones, dejar que las máscaras caigan y conectarse con la desnudez del corazón”.

Para reflexionar, podés preguntarte: ¿Podes distinguir tu propia voz interior de voces ajenas que no se corresponden con nuestro tu más profundo?