martes, 12 de diciembre de 2017

Hay que dedicarle tiempo al sufrimiento

martes, 12 de diciembre de 2017
image_pdfimage_print

Padre Mateo 10

12/12/2017 – En el “Hoy puede ser” continuamos con la psicoeducación referida a los duelos gracias al valioso aporte del Padre Mateo Bautista, máster en Pastoral de la Salud y Licenciado en Teología Moral y Espiritual.

“Para entrar en duelo, es importante permitir que el sufrimiento se desencadene. Hay que dejar fluir el dolor, no taparlo, no enmascararlo ni bloquearlo. En otras palabras, no conviene meter el duelo debajo de la alfombra”, afirmó el especialista.

Además, el Padre aseguró que es necesario dedicarle tiempo al sufrimiento y unió el proceso del duelo con la Pascua de Cristo: “El Viernes Santo hay mirar a los ojos al sufrimiento, asumir la hiel de la Pasión. En el duelo también necesitamos un Sábado Santo, día del Sepulcro, del sufrimiento, día de una gran desolación. Y el Domingo de Resurrección llega con la aceptación de los hechos y el saber que nuestros seres queridos gozan de la felicidad y la paz de la Resurrección en Cristo Jesús. Después de una muerte no podemos morirnos nosotros, por eso es importante pensar este proceso como una Pascua”.

El sacerdote también dijo que en los duelos hay que tener en cuenta el factor tiempo: “Nuestro ser querido no es pasado. Ellos no están detrás de nosotros, son presentes en Dios. Cuando nosotros pensamos en ellos, no amamos a un recuerdo, los amamos en presente”.

Por otro lado, el especialista se refirió a lo que sucede en una familia cuando muere un hijo o un hermano, según el vínculo que exista con la persona fallecida. “Cuando muere un hijo, los papás no pueden dejar de ser papás para con los otros hijos a quienes deben darles seguridad y contención. Aunque tengan el corazón desgarrado, no vivan para su hijo muerto y no mueran para sus hijos vivos. Además, no comparen a los hermanos porque un hijo no sustituye a otro hijo. Tampoco pidan a sus hijos que hagan de padres. La mejor manera que los hijos elaboren el duelo es que los padres lo hagan”, recomendó.