miércoles, 30 de mayo de 2018

Divorciados en nueva unión: el discernimiento como camino de comunión

miércoles, 30 de mayo de 2018
image_pdfimage_print

30/05/2018 – El Padre Javier Soteras, director de Radio María Argentina, comenzó su meditación sobre la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, diciendo que hay que entender el tema de los divorciados en nueva unión, teniendo en cuenta todo el contexto de la misma. “Una palabra sacada de contexto sirve para cualquier pretexto”, indicó, refiriéndose a su abordaje, y señaló que “para muchos, es el tema más complejo, y donde el Papa Francisco ha sido más cuestionado”. “Es verdad, una frase sacada de lugar, sirve para hacerla valer según nuestras miradas, perspectivas, nuestras ideologías, nuestros modos”, remarcó.

Y agregó diciendo que “Creo que la enseñanza de Francisco en torno a esto, tiene una fuerte manera doctrinal y pastoral”.

 

 

La pastoral es el corazón de la tarea evangelizadora de la iglesia

En este sentido, dijo que “En todo caso, las enseñanzas que la iglesia propone, deben ir detrás de esta manera pastoral que Jesús tiene. El Señor se adaptó con su enseñanza a sus contextos y fue capaz de ir enseñando en la progresividad que se necesita, para hacer valer el sentido último de las cosas, su modo pastoral de hacer sentir la nueva doctrina, que era la construcción del reino”.

“En este contexto hay que leer las enseñanzas del Papa Francisco, frente a estas nuevas configuraciones familiares que se van dando y cómo incluirlos, sumarlos a la tarea pastoral, al encuentro con Jesús, que es lo más importante”, acertó.

Por otra parte, clarificó que “No todos vamos al mismo ritmo, por eso en algunos casos hay que -en paciencia- saber esperar, sin dejar de afirmar en nada lo que la iglesia sostiene hace más de dos mil años, en torno a su enseñanza, que no es inventado por ella, sino que es mandato de Jesús”.

La indisolubilidad del matrimonio

“En este sentido, -afirmó el Padre Javier – cuando hablamos de matrimonios en nueva unión, no estamos negando la indisolubilidad del matrimonio, estamos diciendo que posiblemente, por circunstancias diversas, pueden en algunos casos considerarse con una atención pastoral en discernimiento muy ajustado, que algunos de ellos, según lo consideren los pastores puedan acceder al sacramento de la Eucaristía”, expresó.

“Se trata de integrar a todos, se debe ayudar a cada uno a encontrar su propia manera de participar en la comunidad eclesial, para que se sienta objeto de una misericordia «inmerecida, incondicional y gratuita”. (Amoris Laetitia 297)

La clave está en el discernimiento

“Transparentar el sentir interior, confrontar con quien tiene la posibilidad de discernir y en función de eso dar los pasos intentando entender lo que Dios quiere para mi camino”, señaló el Padre Javier.

“El discernimiento debe ayudar a encontrar los posibles caminos de respuesta a Dios y de crecimiento en medio de los límites”. (Amoris Laetitia 305)

“Si hay algo que Francisco no permite en toda su manera de exhortarnos, es la casuística, -destacó el Padre Javier- es decir, dada una ley, dada una circunstancia, sea como sea se aplica, sin tener en cuenta los contextos”. “Es decir, yo te bajo la ley, te hago una bajada de cómo tenés que hacer y cómo tenés que comportarte”.

“Francisco dice, el horizonte tiene que estar muy claro, este es el ideal, las posibilidades que las personas tienen de caminar hacia ese ideal, va a depender de los procesos que las personas hacen para poder, según su historia, su biografía, para poder alcanzar esa plenitud”, resaltó.

Finalmente, el Padre Javier dijo que “Lo que Francisco enseña en Amoris Laetitia, no es, sino un camino de ley, de orientación, pero con una gracia particular de los pastores, que es la gracia del discernimiento, es decir, de ver caso por caso, con mucha paciencia, que hay detrás del deseo de comulgar cuando estoy divorciado, y anhelo en nueva unión, acercarme al sacramento de la reconciliación y de la comunión”, indicó.