Lunes, 15 de mayo de 2017

Dormir con los padres: ¿Beneficia o perjudica a los hijos?

Lunes, 15 de mayo de 2017
image_pdfimage_print

Family waking up

15/05/2017 – Un tema que genera dilema y reflexión es la experiencia de la cama de los padres. ¿Cuándo es conveniente que los niños duerman con sus padres? ¿Hasta qué edad? La licenciada Marisa Russomando, especialista en maternidad y crianza, les brinda a los papás las herramientas necesarias para orientarlos y ayudarlos a que sus hijos aprendan a ser autónomos.

En dialogo con Radio María Argentina, la licenciada Marisa Russomando, destacó la importancia de respetar lo singular de cada historia y familia. En cuanto a la práctica de dormir con los padres, Russomando manifestó que es un asunto controversial ya que los papás se niegan a tomar una posición al respecto y en la mayoría de los casos hacen “lo que pueden”, no lo que se habían propuesto. Para Marisa, esto deriva a que los chicos duerman con sus pares no por una cuestión de convicción de estos últimos, sino porque intentaron hacer una rutina de sueño y no lo consiguieron.

La licenciada, desde su experiencia como mamá y profesional, recalcó estar de acuerdo con armar una rutina de sueño y que cada chico duerma en su habitación. Sin embargo, siempre hay excepciones, como ser pesadillas, tormentas o un programa de televisión que hace que los hijos compartan la cama con sus padres. “Una vez que empieza el proceso de planear la rutina de sueño, los padres deben tener presente que ya no durmen bien” expresó Marisa y agregó que los primeros días son los más difíciles. Para llegar a dicho resultado, se requiere un trabajo de una semana, en la cual los papás deberán poner límites y estar convencidos de su decisión. En este punto, no se trata de dejar que los niños lloren y aprendan a la fuerza sino, como expuso la licenciada, que los padres los asistan y acompañen para que puedan aprender a dormir solos: “es un trabajo que después hace que todos duerman bien y entonces se empieza a ver un clima diferente en casa, de más tranquilidad y armonía”.

Russomando sostuvo que dormir con los padres tiene consecuencias en lo inmediato: “en general, son más dependientes, más inseguros, que tienden a ser caprichosos y  lloran más durante el día”. Por ello, la “brújula” para Marisa, no es pensar si en algún momento los chicos van a dejar de hacerlo, ” sino ver que es lo mejor para los chicos hoy”.