viernes, 8 de junio de 2018

“Drogas ¿para qué?, si la vida es una maravilla”

viernes, 8 de junio de 2018
image_pdfimage_print

08/06/2018 – Junio es un mes de estrenos en lo que refiere a la programación en Radio María. En esta oportunidad el Dr. Alfredo Miroli, nos acompañará todos los jueves en el programa “Hoy puede ser”.

El Dr. Miroli comenzó diferenciando la adicción al alcohol y las drogas. “Son adicciones totalmente diferentes. En estupefacientes no existe una frase como: consuma heroína después de los 20 años; sin embargo, referido al consumo del alcohol existe la frase: beba con moderación después de los 18 años”.

 

¿Por qué en alcohol sí y en drogas no?

La diferencia radica en que el alcohol es azúcar que fermentó sin oxígeno; las drogas son veneno.
Hay ciertas dosis de alcohol que se pueden consumir, pero después de los 18 años. Esto se recomienda porque hasta esa edad el cuerpo crece. “Se puede beber con moderación hasta la sonrisa; no hasta el vómito o hasta el accidente”, aclaró.

La edad de inicio de consumo del alcohol en muchos casos se da desde el propio embrión. El alcohol cruza la placenta y tiene consecuencias nefastas para el niño. “Esa criatura nace con manifestaciones que denominamos SAF; un bebé con un cerebro disminuido en tamaño, con una corteza cerebral con menos neuronas por milímetro cúbico, con ojos separados, con malformaciones cardíacas, que no alcanza el desarrollo deseado y no se puede devolverle a ese bebe lo que su mamá le quitó por entregarse al alcohol.”, dijo.

“Por eso tenemos que recordar que la vida comienza desde la concepción y que no sos vos, son dos; no dañar a ese bebé que es el premio mayor que da la vida”, agregó.

El Dr. Miroli además explicó que los estupefacientes son sustancias fosfoliposolubles, se fijan en el cuerpo y se quedan en el organismo por más de 60/90 días; en cambio el alcohol como sustancia hidrosoluble en 12 hs no lo encontramos en el organismo. “A las drogas el organismo las deja como veneno, pegadas, lastimando”.

La primera fase en cuestión de adicciones es la experimentación: “fumá que no pasa nada”. Pero luego comienza la fase de usar, luego la fase de abusar y finalmente la fase de no poder estar sin esa sustancia.

La persona que tiene una adicción, sufre de una patología. Necesita ser tratada y nunca quedarse solo en la solución. “Cuando los hijos se niegan a ser tratados, no podemos dejarlos a la deriva. Les debemos decir: aunque tengas más de 18 años yo soy tu papá; ¿creés que de papá podés jubilarte?; voy a ser tu papá después de muerto porque estoy en tus genes y estoy en el amor con el que te crié, para cuidarte no hay límite de edad.”

El Dr. Miroli finalizó diciendo que fuimos elegidos para vivir desde la concepción. “Hay que transformar la vida en un canto, la vida de cada uno es un premio aún en medio del dolor y del sufrimiento porque fuimos elegidos para vivir. Arruinar la vida con venenos y con tóxicos ¿para qué?. Drogas ¿para qué?, si la vida es una maravilla”, finalizó.

Te invitamos a escuchar la entrevista completa haciendo clic en la barra de audio debajo del título.