Viernes, 7 de julio de 2017

Entregar lo viejo, aprender lo nuevo

Viernes, 7 de julio de 2017
image_pdfimage_print

miedo 2

07/07/2017 – Como cada jueves, la Licenciada Ángela Sannuti nos enseñó a gestionar nuestra vida emocional. Habló sobre el miedo a vivir y el miedo a morir.

Para comenzar, la especialista citó esta frase: “Señor, deja que madure mi alma antes de arrancarla”. “Estas palabras resumen el crecimiento del alma humana. Dios no castiga ni reprime, somos nosotros, por la educación que hemos recibido, los que arrancamos esa alma antes de que madure”, dijo.

Desde el punto de vista físico, crecer es ir atravesando las diferentes etapas de la vida, pero Ángela hizo una salvedad: “el crecimiento no es lo mismo que evolucionar y transformarnos. Ese es el destino que nos espera a todos. Crecer es hechar raíces en nuestra propia identidad”.

Cada etapa de crecimiento tiene diferentes necesidades. “Toda necesidad tiene que ser satisfecha. Nuestro corazón está inquieto hasta que no satisface la necesidad de cada etapa. Una necesidad satisfecha es la que sostiene un don y nuestras necesidades insatisfechas son nuestras carencias”, afirmó la licenciada.

“Las necesidades básicas de un ser humano son sentirse amado, aceptado, valorado, cuidado y respetado en su singularidad. Si esas necesidades están satisfechas, el ser puede desplegar su potencial”.

Por otra parte, Ángela expresó que los ciclos de la vida humana siguen el mismo ritmo del universo: movimiento de expansión y contracción, de salida y regreso, de dar y recibir. En cada etapa de la vida se da este movimiento de expansión y contracción.

“Hay tiempos para recibir y tiempos para soltar, tiempos para crecer y tiempos para dejar ir. El problema es que nadie nos enseña a soltar. El dolor aparece porque no soltamos y gastamos nuestra energía resistiendo, culpando a los demás”.

La especialista aseguró que el miedo es lo que nos impide dejar ir: “Tenemos que dejar de controlar y confiar. Un sano crecimiento es confiar sin controlar el resultado. Morir es entregar lo viejo para aprender lo nuevo. Todo final siempre es un comienzo, todo es vida. La muerte es vida transformándose”, finalizó.