Martes, 2 de mayo de 2017

Discernimiento en la vida cotidiana

Martes, 2 de mayo de 2017
image_pdfimage_print

Rezar29

02/05/2017 – La Hermana Silvia Somaré, religiosa de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, realizó un Anuncio en el programa “Hoy puede ser”. Habló sobre el discernimiento y contó cómo lo llevaba a cabo la Madre Catalina de María Rodríguez.

“Discernir quiere decir sacudir separar, agitar el corazón para que quede lo valorable, lo que nos lleva a Dios. No se da entre lo bueno y lo malo, sino entre dos cuestiones de igual valor”, dijo la Hermana Silvia al comienzo de su reflexión. El discernimiento es un don y una tarea; hay que entrenarlo para poder descubrir cómo Dios se manifiesta en nuestra vida. La religiosa expresó que “los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola son el lugar privilegiado examinar la conciencia, encontrarse con Dios y hallar Su voluntad”.

“Hacer los ejercicios es tomarse un momento de introspección personal, un momento de mirarnos para adentro. Hay que estar preparados con grandes deseos, gran ánimo y gran libertad para dejar a Dios entrar en nuestra vida”.

La Madre Catalina María de Rodríguez, fundadora de la Congregación de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, próxima beata argentina, realizaba asiduamente de los Ejercicios Espirituales. “Para Catalina los ejercicios eran luz, eran el instrumento que descubría las Gracias ocultas a la vista, eran lo que hace ver fácil lo difícil”, comentó la Hermana Silvia. Además, recordó lo que decía la Madre Catalina cuando iba a hacer los ejercicios: “Me voy a hacer Ejercicios Espirituales y me va a costar un poco porque me cuesta ver mis defectos; pero me voy a encontrar con mi Amado”.

Por otro lado, una de las reglas básicas del discernimiento es no tomar decisiones en momentos de desolación. La Hermana Silvia dijo que Madre Catalina, cuando atravesaba momentos difíciles, esperaba un tiempo para ver cómo Dios se mostraba. Hay que detenerse un momento y Dios se va a ir manifestando.

Finalmente, la religiosa afirmó que la paz y la alegría interior son las señales de un buen discernimiento e invitó a todos a buscar un espacio para encontrarse con Dios.