jueves, 8 de febrero de 2018

“Hay que formarse para cuidar bien”, voluntarias del Hospice San Camilo

jueves, 8 de febrero de 2018
image_pdfimage_print

Corazón San Camilo

8/02/2018 – En diálogo con Radio María, Socorro Ham y María Laura Villegas, voluntarias del Hospice San Camilo, de Olivos provincia de Buenos Aires, comenzaron diciendo que “El Hospice es un lugar que se convierte en tu hogar”. Y agregaron que “No es una casa para morir, sino que es una casa para vivir”.

“El Hospice más allá de ser una casa, principalmente es una filosofía del cuidado, que nace de la comunidad para la comunidad. Es una respuesta que se da principalmente para las personas que no tienen familia, o que no tienen recursos. Somos 160 voluntarios que cubrimos todas las semanas y que tratamos de hacer junto con los huéspedes y sus familias, un hogar”, explica Socorro.

Por otra parte, María Laura, agregó diciendo que los comenzaron a llamar de lugares, que si bien contaban con recursos, lo que necesitaban era asesoramiento y acompañamiento. “A veces esos hogares están colapsados porque las enfermedades son muy largas, la gente tiene que trabajar y el enfermo – que en esa condición requiere de mucho tiempo del familiar y a veces el familiar no lo tiene -, entonces yendo a sus casas nosotros les enseñamos algunos trucos que nosotros tenemos después de tantos años, para aliviarlos en ese sentido de cómo cuidar a un familiar enfermo”.

 

Grupo San Camilo

El paciente nos necesita mucho pero el familiar muchas veces también porque ellos no tienen la costumbre de ocuparse de alguien tan enfermo, entonces necesitan todos esos consejos y sentir que desde nuestro lugar nosotros los acompañamos, aunque sea un llamado telefónico donde se puedan descargar, expresaron las profesionales voluntarias.

“El sentirse escuchados, el sentirse apoyados, el saber que un ratito de unos abrazos a ellos les devuelve las fuerzas para seguir adelante, ese es nuestro trabajo y eso es lo que nos da satisfacción”, expresó María Laura.

Compartimos una de tantas historias de vida que pasan por el Hospice:

“Una voluntaria estaba acariciando a un señor que hacía muy poquitas horas que había ingresado al Hospice, y era un señor en condición de calle que vivía bajo un puente y al abrir sus ojos y ver a esta voluntaria que lo acariciaba, era una chica muy joven y con su pelo largo, le preguntó cuándo había muerto, él a ella, porque él en ese momento pensó había llegado al cielo”.

Socorro Ham concluyó diciendo que “El Hospice sale a la comunidad, que no es un lugar cerrado, que no es un lugar que solamente atiende a las personas que están dentro de su casa, el Hospice va al hospital, va a las casas, está donde está la persona que está enferma”.

Y María Laura Villegas dijo que “Desde cualquier lugar nos pueden llamar y nosotros de una forma u otra, aunque sea telefónicamente siempre vamos a responder a su llamado tratando de ayudarlos”.

Hospice San Ca

https://www.hospicesancamilo.org.ar/