martes, 20 de marzo de 2018

En la cruz están todas las respuestas

martes, 20 de marzo de 2018
image_pdfimage_print

cruz (15)

20/03/2018 –  La Cruz es la respuesta a la identidad de Jesús. Hoy, en el evangelio, Jesús da a entender que en la Cruz están las respuestas a nuestros grandes interrogantes.

Catequesis en un minuto

 

 

Jesús dijo a los fariseos:”Yo me voy, y ustedes me buscarán y morirán en su pecado. Adonde yo voy, ustedes no pueden ir”. Los judíos se preguntaban: “¿Pensará matarse para decir: ‘Adonde yo voy, ustedes no pueden ir’?”.Jesús continuó: “Ustedes son de aquí abajo, yo soy de lo alto. Ustedes son de este mundo, yo no soy de este mundo. Por eso les he dicho: ‘Ustedes morirán en sus pecados’. Porque si no creen que Yo Soy, morirán en sus pecados”. Los judíos le preguntaron: “¿Quién eres tú?”. Jesús les respondió: “Esto es precisamente lo que les estoy diciendo desde el comienzo. De ustedes, tengo mucho que decir, mucho que juzgar. Pero aquel que me envió es veraz, y lo que aprendí de él es lo que digo al mundo”. Ellos no comprendieron que Jesús se refería al Padre. Después les dijo: “Cuando ustedes hayan levantado en alto al Hijo del hombre, entonces sabrán que Yo Soy y que no hago nada por mí mismo, sino que digo lo que el Padre me enseñó. El que me envió está conmigo y no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que le agrada”.Mientras hablaba así, muchos creyeron en él.

San Juan 8,21-30

Jesús manifiesta su identidad en la Cruz

Juan 8,27-30: ‘Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, entonces sabran que YO SOY’. Los fariseos no entienden que Jesús, en todo lo que dice y hace, es expresión del Padre. La Buena Nueva de la muerte y de la resurrección revelará quién es Jesús, y ellos sabrán que Jesús es la presencia de Dios en medio de nosotros. El fundamento de esta certeza de nuestra fe es doble: de un lado, la certeza de que el Padre está siempre con Jesús y nunca le deja solo y, por otro lado, la total y radical obediencia de Jesús al Padre, por la que él se convierte en total apertura y total transparencia del Padre para nosotros.

Nosotros decimos: “Jesús es Dios”. Juan nos convida a decir: “¡Dios es Jesús!”. Por esto, Jesús dice: “les he dicho que morirán en el pecado, porque si no creén que Yo Soy, morirán en en los pecados”. YO SOY es la afirmación con que Dios se presenta a Moisés en el momento de liberar a su pueblo de la opresión de Egipto (Ex 3,13-14). Es la expresión máxima de la certeza absoluta de que Dios está en medio de nosotros a través de Jesús. Jesús es la prueba definitiva de que Dios está con nosotros. Emmanuel.

Cuando lo miramos a Jesús descubrimos quienes somos.

¿Qué te inquieta en este tiempo que crees te invita a llevarlo a la Cruz para ahí disipar las sombras y encontrar las respuestas?

Catequesis completa