Jueves, 12 de abril de 2018

Buscando mis amores – San Juan de la Cruz

Jueves, 12 de abril de 2018
image_pdfimage_print

Joven en la montaña

12/04/2018 – Siguiendo con la espiritualidad de San Juan de la Cruz, la hermana Silvia de la Misericordia, carmelita descalza del Monasterio San José, de la ciudad de Córdoba, comenzó invitándonos a “morar en quien amamos”.

“Si está dentro mío el que ama mi alma… ¿Cómo es que no lo siento? La causa porque no lo encontrás – dice hermana Silvia – es porque está escondido”. Y agrega, “La fe es el secreto, porque son los pies con que el alma va a Dios”.

Y la fe no encierra conceptos. Encierra una persona que se revela por una respuesta de fe

Yo creo en Dios… hasta acá…

En qué Dios creés… buscando mis amores siempre exige un camino que es estático que te hace salir de vos mismo, de vos misma para encontrar a quien amás, y esto que se da a nivel personal, humano también se da con Dios.

Estos son los tips que nos va dejando San Juan de la Cruz para encontrar a Jesús:

– No basta orar con el corazón y con la lengua, obras son amores, no son sólo palabras y ratitos, hay que obrar la caridad.
– Saliendo el alma de la casa de su propia voluntad y del lecho de su propio gusto, ahí sí hallará la dicha de la sabiduría divina que es el Hijo de Dios.
– Hágase en mí, dijo María, ésto tenemos que aprender, que no se haga mi voluntad sino la tuya.
– Para buscar a Dios se requiere un corazón desnudo.
– Conformar nuestra voluntad con la de Dios.

Las tres fieras que amenazan nuestro encuentro con el Señor

La hermana Silvia nos invita a tener en cuenta lo que dice San Juan de la Cruz sobre las fieras que se presentan cuando el alma comienza el camino de Dios. “Parece que se le representa en la imaginación el mundo como a manera de fieras haciéndole amenazas de tres formas”:

  • La primera fiera es: ¡Ah! No! ahora voy a perder los amigos, si empiezo ir a la iglesia, al hospital… No es perder los amigos, no tengas miedo de poder vivir tu fe con la inclinación que el Señor te está regalando interiormente.

 

  • La segunda fiera es ¿Cómo ha de poder sufrir ya, contentos y deleites del mundo? Cuando Jesús te invita a un camino de austeridad, de justicia, de verdad, ya hay cosas que no van, son antagónicas a este camino.

 

  • Una tercera fiera son las burlas: El riesgo de anteponer al camino de Jesús lo que los otros dicen.

Lo que activa la fe y el amor, concluye la hermana Silvia, es el encuentro con la Palabra de Dios y la belleza de los sacramentos, entre otras herramientas.