Martes, 18 de julio de 2017

Matrimonio: El diálogo como pilar fundamental

Martes, 18 de julio de 2017
image_pdfimage_print

1077527_10201339942207867_289581135_o

18/07/17 – Esta mañana en diálogo con Radio María el padre Juan Carlos Angolani, Ana y Ricardo Carranza encargados del programa Retrouvaille en la Argentina comentaron acerca de cémo trabaja el programa y algunos consejos para aprender a dialogar desde los sentimientos.

El diálogo, es la base de la comunicación en la pareja. Para tener una buena relación de pareja hay que tener una buena comunicación, pero: ¿qué es una buena comunicación?

A veces creemos que estar comunicados es hablar mucho, estar informados o actualizados de las cosas que suceden. En realidad la comunicación tiene mas que ver con lo que se dice y cómo se dice, que pasa en mi interior con las cosas que se dicen, qué es lo que puedo comunicarte de eso que estoy sintiendo.

En esta sociedad todo atenta contra la comunicación verdadera: los ruidos, el estar apurado, no oír al que habla moderadamente. Nos aislamos a un mundo de silencio dentro de un ambiente de ruidos, pero nosotros silenciados ocupados en todo ese bullicio.

Retrouvaille propone recuperar el arte del diálogo, porque cuando el mutismo se instala en la pareja nunca viene solo, trae el fracaso.

Errores en la comunicación

1.- Pretender que la otra persona sea como nosotros. Esto no es así, venimos de familias diferentes, de formas diferentes y tenemos miradas diferentes.

2.- No saber escuchar.  No dejar que el otro se exprese, dar por hecho lo que va a decir. Tener siempre un discurso preparado para defenderme.

3.- La queja constante. El reclamo, marcar el error, hace que el otro no escuche o esté a la defensiva.

4.- El orgullo. No reconocer los errores, no da la posibilidad de tener una charla abierta

5.- El recurrir siempre al pasado. Estanca la relación y no nos permite crecer

6.- La vergüenza. La falta de confianza.

7.- Querer solucionar las diferencias en presencia de terceros. Los cuales no deben estar entrometidos en la relación.

Estamos tan racionalizados que estamos más acostumbrados a compartir lo que razonamos a lo que sentimos. Sería muy distinto preguntar ¿que sentís? y ver que siente cada uno en la comunicación y diálogo de pareja.

Ricardo sugería: “Lo mas indicado cuando hay dificultades es buscar un tiempo y un lugar, porque las discusiones espontaneas no nos permiten estar atentos, expresarnos desde nuestro ser, sino que nos hacen racionalizarnos. Debemos ponernos de acuerdo en que ambos querramos resolverlo. Dejar de lado el orgullo y que venga la humildad que trae Jesús a nuestro corazón. Una vida espiritual también contribuye.”

Ana compartía a modo de testimonio: “En el noviazgo nos pusimos de acuerdo que nunca íbamos a pelear delante de nuestros hijos ni contarles las peleas a nuestros padres. Porque nosotros nos perdonamos luego, pero nuestros padres quedan con la herida y a nuestros hijos les generamos heridas mucho mas profundas”.

Juan Carlos nos animaba a rescatar el amor inicial, el fuego. No quedarnos con el resentimiento, con la bronca. “Si yo puedo expresar qué me esta pasando, no qué pienso, sino cómo estoy llevando todo esto que siento adelante, desde lo profundo del corazón, queriendo rescatar el amor.”

Nada se logra solo, todo es con esfuerzo, entonces todo pequeño o gran logro tambien merece un brindis, festejar las alegrias y edificar a partir de las tristezas.