Miércoles, 5 de agosto de 2015

Misas radiales de Angelelli

Miércoles, 5 de agosto de 2015
image_pdfimage_print

Angelelli

05/08/2015 – Ayer se cumplieron 39 años del asesinato del obispo de La Rioja, Enrique Angelelli. Junto a Monseñor Rovai, quien fue su amigo, recorremos algunas de sus homilías radiales que el obispo Riojano presidía cada domingo a las 8. En ellas nos encontraremos con la hondura de su corazón hechas palabras y gestos, y Mons. Rovai acompañará con anécdotas de la vida de su amigo, encuentros y su testimonio de amor por su pueblo hasta entregar la vida.

Los textos, que fueron publicados en su 4º tomo a fines del año 2014, revelan el empeño de Mons. Angelelli en acompañar y estar cerca de su pueblo. En aldeas, parajes y pueblos sin posibilidades de la misa de los domingos, sus pobladores se habituaron a seguir la que el obispo celebraba todos los domingos desde la Catedral a las 8 hs. Esta extensión geográfica del Mensaje por la radiofonía,  resultó molesta a los sectores afectados por la prédica del Pastor.

Sin ninguna comunicación oficial ni extraoficial el 13 de junio de 1976 le fue prohibida nuevamente, – como en 1971 y 1972 -, la misa radial.  Por orden militar desde junio su nombre y su palabra “desapareció” de los medios de prensa. El obispo se planteó entonces una nueva forma de comunicación en “Cartas a las Comunidades Parroquiales”. La primera y única que alcanzó a escribir fue la del 18 de julio de 1976, el mismo día que secuestraron y asesinaron a sus sacerdotes de Chamical. En el entierro pronunció su última homilía.

Luis Miguel Baronetto, hablando de este 4º Tomo de homilías radiales, comenta “En realidad, su última homilía fue el mismo 4 de agosto cuando sus asesinos pretendieron callarlo para siempre. Se equivocaron. Porque aquella voz de tonada cordobesa que los riojanos escuchaban por la radio todos los domingos, resuena hoy en muchos rincones de la patria grande latinoamericana interpelando con su sangre al compromiso por la paz, libre de opresiones, injusticias y desigualdades que nos hieren como humanidad”.