Jueves, 30 de noviembre de 2017

Algunos componentes de la dieta mediterránea – Lic. Laura Nores

Jueves, 30 de noviembre de 2017
image_pdfimage_print

DIETA_MEDITERRANEA_ITALIA

30/11/2017- Como todos los viernes la nutricionista Laura Nores nos contó los beneficios de la “dieta mediterránea” que propone la Organzación Mundial de la Salud y respondió preguntas de algunos oyentes. 

Para empezar, la especialista en nutrición dijo que “todas las grasas de la dieta mediterránea están compuestas por aceites de oliva, frutos secos, pescados de mercado, que tiene mucha omega 3 y disminuyen el riesgo cardiovascular“.

Aceite de Oliva

La nutricionista mencionó que el aceite de oliva está compuesto por “ácido oleico, omega 3 y antioxidantes, entre los más fuertes está la Vitamina D”. Es “mejor” si el aceite de oliva es virgen, ya que tiene fitoesteroles, que “son unas grasas vegetales que compiten en el intestino absorción del colesterol” es decir, “sólo baja el colesterol malo, sube el colesterol bueno, regula el colesterol total e impide que el colesterol que comemos se absorba”.

Además, entre otras cosas, es preventivo tumoral, sobre todo de cáncer de mama, próstata y colon, disminuye la acidez gástrica, favorece la secreción biliar, baja el triglicerido sanguíneo. 

En decir, “es una maravilla en términos de alimentación”. Sin embargo, “no hace falta comer 100% oliva, pero una cucharada de aceite de olvida entre otros aceites pueden hacer una buena mezcla de aceites para consumir”.

¿Cómo detectar un buen aceite? “Todo depende de qué oliva se extraiga” dijo la nutricionista. “Hay algunas que son más ápidas, mucho más olorosas” aclaró y añadió que “en general, cuanto más se lo refine, más se suaviza pero ese refinamiento implica quitarle los fitoesteroles. Un aceite extremadamente transparente, de muy poco color y poco olor, es refinado”. Mejor es buscar “el aceite virgen que mantiene las propiedades, de una aceituna exprimida”.

Consumo de fibras

La ingesta de fibras “impide la absorción de buena parte de la grasa que consumimos y de la grasa que se segrega por la bilis en el hígado” dijo Nores. Además, aclaró que sentimos “saciedad porque aumenta el volumen y demora el vaciamiento gástrico. El intestino enlentece la absorción de los hidratos de carbono” y que “tenemos energía mucho más sostenida” entre otros beneficios.

Otro beneficio del a fibra es que es “el alimento propia de la flora intestinal” porque ” como no la digerimos ni la absorbemos, esa fibra llega al intestino y nuestra flora benéfica se alimenta de la digestión parcial que ellas mismas hacen de la fibra”. En definitiva, “es un círculo que suma beneficios”. 

Una de las comidas que resaltó como importante es “una ensalada de muchos colores, cruda o no tan cocinada y con aceite de oliva arriba, les diría que es como si tomaran dos o tres combinaciones de alguna medicación dislipémica”.

Te invitamos a que escuches el audio con las respuestas de la nutricionista Laura Nores.