Viernes, 12 de mayo de 2017

El perdón como marca y aporte del cristiano

Viernes, 12 de mayo de 2017
image_pdfimage_print

 

pedir perdon

12/05/2017 – En el ciclo de Espiritualidad Bíblica, el Padre Roberto “Chobi” Álvarez, reflexionó sobre el perdón a partir de esta pregunta: ¿Cuál es mi aporte cotidiano para que el perdón sea culturalmente posible?

El padre dio algunas pistas desde el Evangelio de Mc 2, 1-12, donde Jesús sana a un paralítico: “En este Evangelio hay relación entre el perdón de los pecados y la parálisis. Aquellos que creen que no hay posibilidad alguna de perdón, que no hay salida, están paralizados. Cuando nos encontramos con quien vive en parálisis, podemos ser vehículo u obstáculo. Pensemos hasta qué punto aportamos o quebramos cualquier proceso de perdón”, dijo.

Para facilitar este proceso, el Sacerdote expresó que el Evangelio marca una línea sencilla y directa: “Antes del consejo, de la palabra, hay que cargar al hombro a aquellos que están paralizados, que quedaron atrapados en el rencor y llevalos al perdón. Tenemos que hacerle ver a quienes nos rodean que, con Jesús, no hay techo posible”, remarcó.

Por otro lado, el Padre comentó que para llegar a perdonar cosas horrorosas hay que hacer una gimnasia del perdón, que se puede ir probando en lo cotidiano. “Hay casos extremos que suponen ejercicios martiriales de perdón. Pero, muchas veces, en vez de generar espacios de sosiego, echamos más leña al fuego. ¿No será tiempo que carguemos esas situaciones y las llevemos adelante de Jesús?”, finalizó.