Martes, 11 de julio de 2017

Primer Simposio Internacional de Catequética: “Lo propio del primer anuncio es que engendra o renueva la fe”

Martes, 11 de julio de 2017
image_pdfimage_print

Padre Xavier

11/07/2017 – El Padre Javier Soteras está participando del Primer Simposio Internacional de Catequética, que se está llevando a cabo en la Facultad de Teología de la UCA, en Buenos Aires, y cuyo lema es “Interpelaciones a nuestra Catequesis a la luz del Papa Francisco”.

Desde allí, nos trae de primera mano, la reflexión que hizo el Pbro. Dr. Xavier Morlans, sobre “Kerygma y primer Anuncio”.

Hoy que la Iglesia quiere vivir una profunda renovación misionera, hay una forma de predicación que nos compete a todos como tarea cotidiana. Se trata de llevar el Evangelio a las personas que cada uno trata, tanto a los más cercanos como a los desconocidos.

 

¿Qué es ser discípulo?

Es la predicación informal que se puede realizar en medio de una conversación y también es la que realiza un misionero cuando visita un hogar.

Ser discípulo es tener la disposición permanente de llevar a otros el amor de Jesús y eso se produce espontáneamente en cualquier lugar: en la calle, en la plaza, en el trabajo, en un camino. Esto es primer anuncio Evangelii Gaudium.

En esta predicación, siempre respetuosa y amable, el primer momento es un diálogo personal, donde la otra persona se expresa y comparte sus alegrías, sus esperanzas, las inquietudes por sus seres queridos y tantas cosas que llenan el corazón.

Sólo después de esta conversación es posible presentarle la Palabra, sea con la lectura de algún versículo o de un modo narrativo, pero siempre recordando el anuncio fundamental: el amor personal de Dios que se hizo hombre, se entregó por nosotros y está vivo ofreciendo su salvación y su amistad.

Es el anuncio que se comparte con una actitud humilde y testimonial de quien siempre sabe aprender, con la conciencia de que ese mensaje es tan rico y tan profundo que siempre nos supera. A veces se expresa de manera más directa, otras veces a través de un testimonio personal, de un relato, de un gesto o de la forma que el mismo Espíritu Santo pueda suscitar en una circunstancia concreta.

Si parece prudente y se dan las condiciones, es bueno que este encuentro fraterno y misionero termine con una breve oración que se conecte con las inquietudes que la persona ha manifestado.
Así, percibirá mejor que ha sido escuchada e interpretada, que su situación queda en la presencia de Dios, y reconocerá que la Palabra de Dios realmente le habla a su propia existencia.

El Padre Javier, tuvo la oportunidad de entrevistar también a la Hermana salesiana Irene Nesi, Directora del Departamento de Catequesis de la Conferencia Episcopal Venezolana. Irene comenzó agradeciendo la entrevista y nos dio un pantallazo de la realidad de la iglesia en su país y de la importancia del Concilio.

 

¿Cómo llevás a cabo tu tarea evangelizadora en el contexto bien díficil que está viviendo tu país?

Hoy se está dando un proceso no de secularización porque la gente sigue siendo religiosa, pero de alguna manera descristianización, desapego, de la iglesia institución, no solo eso, sino de la vida cristiana tal como la conocemos. Y eso es, a veces, por falta de contacto con Jesús.

El Concilio para ser breve, nos pone el desafío de optar por una catequesis de iniciación a la vida cristiana, preferencialmente de adultos, segundo renovar la catequesis presacramental de niños, formar a los catequistas para esta nueva enfoque de la catequesis y animar a los obispos y a los párrocos a que realmente sean los primeros catequistas y los animadores de este proceso, y ahí está mi tarea.

¿Cómo está la situación en Venezuela?

Estos regímenes totalizantes, lo primero que hacen es controlar los medios, para que solo salga la versión de ellos de lo que sucede, por eso nosotros estamos no digo que incomunicados, o desinformados, porque las redes sociales funcionan, pero en el exterior pueden ver con más claridad lo que está pasando propquelo ven enuna forma más global.

“Estamos viviendo 100 días de una dura resistencia, primera vez que se da tan largo, porque a lo largo de estos dieciocho años ya hemos tenido muchos brotes pero esta resistencia continuada está mostrando que hay un pueblo que se resiste a seguir siendo utilizado, o gobernado por la idea de unos pocos que quieren mantener el régimen al bloquear las posibilidades de consulta del pueblo”.

“Mi esperanza está en los jóvenes que pueden darnos una nueva realidad”, este mensaje nos deja la hermana Irene.