Miércoles, 27 de septiembre de 2017

Una mirada sobre salud y enfermedad

Miércoles, 27 de septiembre de 2017
image_pdfimage_print

medico paciente

27/09/2017 – Aprender a gestionar la vida espiritual y emocional es muy importante para el desarrollo pleno de las personas. La licenciada Ángela Sannuti, psicóloga e investigadora, acompaña en este camino a todos los oyentes del programa “Hoy puede ser”.

En esta oportunidad, la especialista presentó su mirada sobre la salud y la enfermedad. “Desde la conciencia de unidad, todas las miradas deberían integrarse. No hay miradas buenas, ni malas. En lo personal, distingo dos tipos de bienestar: Aquel que depende de las circunstancias externas y el bienestar del ser”, comentó al principio de la charla.

Luego dijo que: “La educación pone el acento en el afuera, nos empuja a adaptarnos a lo externo, en lugar de desarrollar nuestro potencial. La mayor enfermedad está en no poder desarrollar nuestro potencial. La salud es un estado del ser, es un abrazo a todo lo que la vida nos trae y nos manifiesta. Todos estamos llamamos a la salud; el equilibrio en este camino de evolución es aprender a ver la enfermedad como el desorden previo a un orden nuevo”.

Además, la especialista explicó lo que ella entiende por enfermedad: “No es nuestra enemiga, es algo que nos viene a comunicar una dimensión más profunda para descubrir; es un aviso para salir de la ceguera o de la parálisis y poder trascenderla. Es una oportunidad para asumir los miedos. Todo es vida y la enfermedad también”.

Por otra parte, Ángela habló sobre los diagnósticos médicos: “Hablan de nuestra carencia, no de nuestro potencial pero, ¿qué pasaría si se escribiera nuestro potencial? La mayoría de las personas, cuando le dan un diagnóstico, se identifica con esa condición y convierte la propia enfermedad en su identidad. La gente se aferra ciegamente con la enfermedad porque hay una mirada errónea de la cultura que subraya la carencia y no el potencial”.

Finalmente, la licenciada indicó el camino hacia la salud: “La curación es un proceso interno, la ciencia puede facilitar ese proceso o no. No podemos delegar todo en los médicos, tenemos que poner luz, estar despiertos, involucrarnos. Cuando uno se encuentra con una limitación que no puede resolver, la aceptación es lo gran sanadora. Los invito a no quedarse con la carencia y dejar que su potencial salga a la luz, no como quieran , si no como la vida los sorprenda”, concluyó.