Jueves, 27 de abril de 2017

“Nuestros seres queridos muertos no son pasado, son presente” – Padre Mateo Bautista

Jueves, 27 de abril de 2017
image_pdfimage_print

padre-mateo 2

27/04/2017 – El padre Mateo Bautista, máster en Pastoral de la Salud y Licenciado en Teología Moral y Espiritual, comenzó un nuevo ciclo de charlas en Radio María Argentina. En su primera participación habló sobre la dimensión pascual y su repercusión en la vida del creyente.

“La resurrección de Cristo es la Madre de todas las Gracias y es lo más terapéutico que nos puede pasar”, afirmó el padre Mateo Bautista al comienzo de su charla. Para comprender esto, es necesario revisar la historia de la Salvación: “Que Dios se haga hombre, se meta en nuestro tiempo y en nuestra historia, asuma el dolor y el sufrimiento y nos de motivos de esperanza con su resurrección es la clave de lo que vivimos como cristianos, la esencia de nuestra fe”, dijo el especialista.

Por otro lado, el padre Mateo explicó que la resurrección es terapéutica porque “es la luz que ilumina nuestra vida, nos da una misión para descubrir junto a Dios”.

Para el padre, el mayor pecado de los cristianos en este tiempo es no constituir al Resucitado como el centro de nuestra cosmovisión tanto afectiva como intelectual. “Podemos decir que creemos pero no vivimos como resucitados; por eso, tenemos que pedir que la Resurrección entre en nuestras vidas y nos transforme”, resaltó.

La Resurrección implica una nueva mentalidad, para esto es importante perder el miedo a la muerte porque, como dice el padre Mateo, morimos muchas veces en la vida: “Morimos cuando estamos mal, cuando estamos en pecado. Necesitamos pedirle a Jesús que nos saque de la tumba porque sin Él estamos perdidos”.

Al final de su reflexión, el padre Mateo dijo: “Jesús ha vencido el mal, el pecado y la muerte. Solamente el hombre es feliz cuando esta bajo la Gracia, liberado del pecado, el mal y la muerte. Para vivir como resucitados, tenemos que lanzarnos a la Gracia y colaborar con ella”.

¿Y nuestros muertos?

“Nuestros seres queridos no son un recuerdo, son ellos mismos en Dios. Por eso es muy importante hablar constantemente de la Resurrección” comentó el sacerdote. 

“Cuando rezamos el credo decimos, creo en la comunión de los santos. Podemos hablar de la común unión porque no están muertos, murieron pero no están muertos sino resucitados en Dios. (…) La resurrección es Dios mismo, es estar envueltos en la plenitud del amor, en la felicidad de Dios “, agregó.

“Por eso en realidad cuando decimos que lloramos por nuestros seres queridos que murieron no lloramos por ellos, sino por nosotros, porque los extrañamos y los necesitamos” pero nuestros muertos ya están en la gloria de Dios, el mejor lugar, comentó el P. Mateo Bautista. 

“Si alguien cree que va a elaborar la muerte de un ser querido si no nos metemos plenamente en la resurrección de Cristo” comentó y dijo que saber que estamos en las manos de Dios, ahora, en la muerte y en la vida eterna. No puede haber nada más sano ni más terapéutico.  

“Nuestros seres queridos en Dios no son pasado, son presente, y es más, van por delante. Nosotros solemos hablar que lo que “eran”, por tanto estamos hablando de nada ni de nadie. Cuando hablamos de nuestro amor a ellos estamos siendo muy egocéntricos, lo más importante es cómo ellos nos aman. ¡Qué importante es dejarse amar por nuestros seres queridos en Dios! Sentirnos amados por ellos”. 

“Si usted ama un recuerdo no ama nada, no ama personalmente a alguien. Nosotros podemos amar a alguien que murió porque no está muerto sino que está resucitado en el Señor, por eso nuestro amor le llega. Pero es más hermoso el amor de arriba para abajo. ¿Cómo nos aman ellos? Desde el amor de Dios. ¿Y cómo nos ama Jesús? Como resucitado”.