viernes, 9 de noviembre de 2018

Dedicación de la basílica de Letrán

viernes, 9 de noviembre de 2018
image_pdfimage_print

09/11/18 – En el Evangelio del día Jesús nos sorprende con su enojo al ver que la casa de Su Padre se ha convertido en casa de comercio. ¿Cómo compaginar ésta imagen de Jesús agresivo con aquel que vino a traer la paz? El Señor nos muestra este Espíritu saludable de enojo que nos pone de cara a buscar, encontrar y hacer la voluntad del Padre.

Catequesis en un minuto

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: “Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio”. Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá. Entonces los judíos le preguntaron: “¿Qué signo nos das para obrar así?”. Jesús les respondió: Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar”. Los judíos le dijeron: “Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?”. Pero él se refería al templo de su cuerpo. Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.

Jn 2,13-22

La vida del cristiano es un combate. Sabemos que la lucha no está con nosotros, no es con mi hermano, sino “con lo que surcan los aires”, con el enemigo común que es el diablo que se manifiesta de diversas formas para dividir, confundir, corromper y destruir.

Es tiempo de ponerle rostro a esas fuerzas del mal que buscan apartarnos del seguimiento de Jesús. Dios no nos quiere perfectos sino grandes y por eso nos quiere despertar en el corazón la magnanimidad y la agresividad para luchar contra todo lo que nos impide que vivamos en Él y en favor de los hermanos.

Catequesis completa