miércoles, 21 de febrero de 2018

Jesús nos conmueve e invita a la conversión

miércoles, 21 de febrero de 2018
image_pdfimage_print

Christ and Mary

21/02/2018 – Jonás predicó la palabra y con eso Nínive se convirtió. También estuvo 3 días en la ballena, lo cual representa a Jesús en su pasión y muerte. Hoy Jesús conmueve nuestras entrañas y nos invita a la conversión:

Al ver Jesús que la multitud se apretujaba, comenzó a decir: “Esta es una generación malvada. Pide un signo y no le será dado otro que el de Jonás.Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación.El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra los hombres de esta generación y los condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón y aquí hay alguien que es más que Salomón.El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás y aquí hay alguien que es más que Jonás.

Lc 11,29-32

Alrededor del Evangelio se nota la autoridad de Jesús. La pregunta del poder de Jesús para actuar contra las fuerzas del mal. En el verso 16 los faroseos dice: “Este expulsa los demonios con el poder de beelzebub”. ¿Por qué lo dicen? Porque Jesús obra con poder y autoridad y esto cuestiona a la autoridad de esos tiempos.

Ya aparece el problema de muchos de aquella época con la autoridad de Jesús, donde el mismo confrota con los poderes de los fariseros y de los doctores de la ley: “Luego que hubo hablado, le rogó un fariseo que comiese con él; y entrando Jesús en la casa, se sentó a la mesa. El fariseo, cuando lo vio, se extrañó de que no se hubiese lavado antes de comer.  Pero el Señor le dijo: Ahora bien, ustedes los fariseos limpian lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estan llenos de rapacidad y de maldad. Necios, ¿el que hizo lo de fuera, no hizo también lo de adentro? Pero dan limosna de lo que tienen, y entonces todo será limpio. Mas ¡ay de ustedes, fariseos! que diezman la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasan por alto la justicia y el amor de Dios. Esto les era necesario hacer, sin dejar aquello. ¡Ay de ustedes, fariseos! que amáis las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas. ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! que son como sepulcros que no se ven, y los hombres que andan encima no lo saben. Respondiendo uno de los intérpretes de la ley, le dijo: Maestro, cuando dices esto, también nos afrentas a nosotros. Y él dijo:¡Ay de ustedes también, intérpretes de la ley! porque cargan a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis. !!Ay de ustedes, que edificanlos sepulcros de los profetas a quienes mataron vuestros padres!

¿Por qué piden un signo? ¿Qué tipo de signo están pidiendo?

Hay que entender la carga que trae la palabra, significa en el texto una señal espectacular, que justifique o de credibnilidad a lo que Jesús dice o hace. Ellos encuentra todas las excusas para sostener que Jesés no es lo que dice ser, para no reconocer que hay una autoridad real. En Jesús coindice su decir con su hacer.

Ésta generación pide una señal ¿A que se refiere Jesús? Si Jesús ya ha hecho señales. Ellos piden algo espctacular que Jesús no logre hacer.

Los milagros de Jesús vuelven las cosas a su estado normal, pero ellos quieren lo impactante y como Jesús no les dará ese tipo de signos ellos encontrarán en esto la excusa que tanto buscaban para justificar su falta de fe. Esto nos puede servir a nosotros para no corrernos de lugar llendo detrás de “las cosas de Dios” sino que se va detrás de Dios.

No están dispuestos a creer, son impermiables al mensaje del Evangelio. En la tarea de la evangelización tenemos que pedir que las personas sean liberadas de la cerrazón, que no nos cansemos de anunciar la Buena Noticia.

No estemos detrás de lo espectacular para decir amén a la propuesta de Jesús.