lunes, 3 de diciembre de 2018

Navidad no es para dar regalos, es para recibir “Un regalo”

lunes, 3 de diciembre de 2018
image_pdfimage_print

03/12/18- En estos últimos lunes del año el Padre Mateo Bautista, sacerdote Camilo, Máster en pastoral de la salud y Licenciado en teología moral y espiritual, nos seguirá acompañando en el ciclo: “Te cuento un cuento para sanar”, en un tiempo litúrgico tan especial como es el Adviento.

El nombre del cuento en esta oportunidad fue “El sueño de María”:

Tuve un sueño, José. No lo puedo comprender muy bien, pero creo que se trataba de algo relacionado con el nacimiento de Jesús porque ocurría cerca del 25 de diciembre.

Te cuento, José. La gente estaba haciendo preparativos con varias semanas de anticipación, decoraban las casas, salían de compras muchas veces, adquirían ropa nueva y envolvían elaborados regalos.

Era un tanto extraño, ya que los regalos no eran en realidad para Jesusito. Es más, los envolvían en vistosos papeles, los ataban con preciosos moños y los colocaban debajo de un árbol. Sí, José, un árbol, dentro de sus casas. Esta gente había decorado el árbol y las ramas estaban llenas de adornos brillantes. En algunos había una figura en lo más alto. Me parecía que era un ángel o una estrella.

Pude ver que al pie de algunos árboles grandes habían colocado una pequeñita representación del nacimiento de Jesús en Belén. Ahí estábamos todos nosotros.

Luego observé una mesa espléndidamente servida, con platitos deliciosos, muchas bebidas y vinos. Todo se veía exquisito y todos estaban contentos, pero nosotros no estábamos invitados.

A toda la gente se la notaba feliz, sonriente y emocionada por los regalos que se intercambiaban entre sí, pero ¿sabes José?, no quedaba ningún regalo para Jesucito. Me daba la impresión de que nadie lo conocía, porque nadie rezó ni mencionó su nombre.

José, ¿no te parece extraño que la gente trabaje y gaste tanto en preparativos para celebrar el cumpleaños de alguien a quien ni siquiera mencionan, dando la impresión de que ni lo conocen?

Tengo la extraña sensación de que si nuestro hijo hubiera entrado a esos hogares para la celebración hubiera sido solamente un intruso.

Todo se divisaba hermoso y la gente parecía feliz, pero yo sentía enormes deseos de llorar porque mi Jesucito era ignorado por casi toda esa gente que allí estaba celebrando.

¡Qué tristeza para Jesús no ser deseado en su propia fiesta de cumpleaños!

No obstante, estoy contenta porque sólo fue un sueño. Pero, José, ¡qué terrible sería si ese sueño se convierte en realidad…!

El Padre Mateo recomendó que no nos dejemos “secuestrar” la Navidad. “No nos secuestremos la Navidad y no se la secuestremos a la familia, a los amigos, a la comunidad cristiana. La primera manera que tenemos de saber si estamos secuestrando la Navidad es hacer una pregunta y aguardar su respuesta: “¿Qué es la Navidad?”. Si la respuesta es: “la Navidad es un encuentro de familia”, “es paz”, “es un tiempo de familia y hogareño”; esos pensamientos son secuestrar la Navidad.”

Para ser fieles a la Navidad es necesario tener claro que es verdaderamente la Navidad. “Para definir la Navidad sólo nos basta una palabra: Jesús. La Navidad es la persona de Jesús, la Navidad es Alguien , no es algo. Por lo tanto es un tiempo litúrgico de gracia para un encuentro personal con Alguien que viene a mi vida. Si digo mil cosas pero no digo que Navidad es Jesús, es una manera conceptual de secuestrar la Navidad”.

 

El mayor peligro de la fe es el materialismo

El sacerdote camilo explicó que el mayor peligro de la fe no es el ateísmo, es el materialismo. “Al poner a la materia, al dinero , al prestigio y al poder como don absoluto, pone al Dios verdadero de copiloto, donde el horizonte no es el verdadero Dios. Del materialismo viene el consumismo, el desplazar a Jesús mismo de la Navidad para hacernos nosotros el centro”.

Navidad no es para dar regalos, es para recibir “Un regalo”

“Navidad es para recibir el principal y único regalo: Jesús mismo”. Por eso Navidad implica que quitemos todos los ídolos de nuestra vida para que nuestro corazón esté cristificado.”

¿Cómo se puede vivir de la mejor manera la Navidad?

-Vivir el Adviento. “Tener claro que venimos de Dios, estamos en Dios y volveremos a Dios”.

-Limpiar la casa. “Preparar nuestra alma a través de la oración, retiros y sacramentos”

-No materializar la Navidad.

-Para los más chicos darles los regalos en nombre de la Sagrada Familia.

-No hacer el “Pavote”. “Si en el día de Nochebuena pienso que sólo la Navidad es estar reunidos en una mesa en torno a un pavo, eso es hacer el pavote”.

– Hacer el Pesebre juntos con los niños. “Explicar por qué se hace el pesebre. Oremos frente al pesebre”.

-En la mesa tiene que haber una imagen del Señor Jesús.

 

No te pierdas la entrevista completa en la barra de audio debajo del título.