miércoles, 15 de agosto de 2018

Voluntariado: inquietud, reacción y acción

miércoles, 15 de agosto de 2018
image_pdfimage_print

15/08/2018 La propuesta juvenil de la tarde, nos animó a recorrer la experiencia del voluntariado desde testimonios concretos, como el de Agustín Orfila comunicador y miembro activo de “Por Igual Más” y “Red Mate”, asociaciones y proyectos como el segundo sin fines de lucro, que dan cuenta del aporte gratuito y enriquecedor que implica la opción del voluntariado.

¿Qué hay dentro del corazón del voluntario? ¿Qué es aquello que lo motiva a brindar su tiempo, sus ganas y su alegría al servicio de otras personas o de alguna causa? Preguntas que abrieron el diálogo con Agustín para conocer cuáles han sido las motivaciones que lo han llevado a sumar su tiempo y  cuál es la experiencia que viene en devuelta a la entrega.

“Desde chiquito tuve una necesidad de ayudar al otro, de poder aportar y contribuir en algo a alguien. Luego en el transitar académico me fueron surgiendo muchas cosas, me dedique mucho a la salud mental y es desde ahí donde ingresé en una práctica profesional que buscaba resignificar el concepto de discapacidad en la sociedad desde Por Igual Más”, comenzó Agustín para dar cuenta de las motivaciones que lo impulsaron a la búsqueda de un espacio concreto.

El intercambio entre uno y otros en la experiencia del voluntariado habilita un crecimiento tanto del lugar que recibe como desde el voluntario que crece en pos de esa entrega: “Es como un granito de arena que uno aporta para construir un mundo mejor, cuando uno se propone hacer un voluntariado piensa que uno va a  dar, y en  la práctica es todo lo contrario recibo mucho, mucho amor y se produce un feedback con el otro”, destacó el joven comunicador quien además agregó en base a su experiencia personal: “El voluntariado me cambió y me cambia en todo sentido, son experiencias que a uno lo sacuden y te sacan de tu zona de confort”.

¿Cuál es el lugar en donde uno puede participar?, ¿Qué es lo primero con lo que hay que contar, en la mochila del voluntariado? Interrogantes que posibilitaron una serie de ítem a tener en cuenta según Agustín y que están abiertos a todo aquel que quiera sumarse a la apuesta voluntaria: “Inquietud, cuando uno piensa que algo no está bien tiene que hacer algo con eso, sea en el barrio, en la universidad;  siempre hay un espacio para ayudar y dar una mano… hay que tocar puertas ya que en todas las organizaciones se necesitan manos, tres cosas son fundamentales: inquietud, reacción y acción”.