lunes, 12 de marzo de 2018

El secreto de su vida fue aceptar su pequeñez – Hna. Silvia de la Misericordia de Dios

lunes, 12 de marzo de 2018
image_pdfimage_print

Jesús cruz

12/03/2018 – Comenzamos un nuevo ciclo en Radio María, titulado “Espiritualidad carmelita”. Lo vamos a transitar junto a la hermana Silvia de la Misericordia de Dios, del Monasterio San José de Carmelitas Descalzas de la ciudad de Córdoba.

El primer capítulo de esta historia tuvo como protagonista a Santa Teresita del Niño Jesús, el juguetito de Jesús, la mujer que supo descubrir la fuerza de Dios en ella. La hermana Silvia comenzó diciendo que en nuestra vida personal nos hacemos propósitos, y estos son parte de la vida humana, pero junto con esto, tenemos la experiencia de que nos vemos caer una y otra vez en lo mismo, expresa la hermana Silvia. Y agrega, “A Teresita también le pasó”. “El tema es que a veces nos topamos con nuestra propia impotencia”. ¿Qué hizo? Buscar la santidad a través del abandono y la confianza en Dios.

Monjas-Cordoba

La santidad en lo cotidiano

El camino que siguió Teresita fue la aceptación de su propia impotencia, el de aceptarse tal cual ella era. ¿Donde estás poniendo el punto de apoyo? ¿En tus propias fuerzas o en Dios?, pregunta la hermana Silvia.

Teresita se sentía en su cotidianidad, impotente y frágil, relata la hermana Silvia. Y agrega que “La Santidad es poner mucho amor en lo diario”. “Teresita vivió de amor y con amor todas las circunstancias de su existencia”.

En esta Cuaresma , se nos presenta la forma de ir mejorándonos a nosotros mismos, y esto se posibilita gracias a un auto conocimiento. Se trata de apoyarnos en las fuerzas de Dios y no es nuestras propias fuerzas. Hay que reconocer la impotencia como un camino.

La Confianza nos construye desde adentro

Dice Santa Teresita que “Es solo la confianza lo que debe conducirnos al amor de Dios”. La confianza, nos construye desde adentro, nos hace más hermanos entre nosotros, reflexiona la hermana Silvia de la misericordia de Dios. Qué lindo saber que el camino de la santidad es un camino de confianza.

“Tus débiles esfuerzos son puerta de acceso a la misericordia de Dios”, indica la hermana Silvia recordando unas palabras de Teresita.

El abandono en Dios

Teresita nos comparte que es el Señor mismo la visita en su impotencia con su Amor.

Dice Santa Teresita que “El mérito no consiste en hacer mucho sino en dar mucho, en amar mucho pero esto se hace en la paz y en el abandono, es Jesús quien lo hace todo”.

Teresita aprende que sus esfuerzos son limitados, y tenemos que dejar que Dios tome la iniciativa en nuestra vida. Esta es la actitud del abandono, es el acto supremo de la confianza.