viernes, 22 de junio de 2018

¿Cuándo jugarse por la vida? Padre Ángel Rossi

viernes, 22 de junio de 2018
image_pdfimage_print

22/06/2018 – El Padre Ángel reflexionó sobre la aprobación que dio media sanción a la ley de legalización del aborto. Al respecto señaló que “A mi se me han representado tres modelos de personas a las cuales no seguir”.

“La primera es la de aquellos que realmente piensan que la serenidad de una vida, justifica la eliminación de otra, incluyo en este grupo a los que piensan que frente al dolor inmenso de un hijo fruto de una violación, justifican su eliminación”, acertó.

Y agregó que “Los curas tenemos muchos pecados, pero dentro de las poquitas virtudes es que somos escuchadores, y yo le puedo decir como cura que al escuchar a la gente, querer solucionar el dolor de una violación, que porsupuesto es tremenda, con el aborto, es querer tapar un dolor, diríamos, inocente, con el dolor de la culpa, que es mucho más lacerante”, indicó el Padre Ángel.

La neutralidad: el error más grave

El padre Ángel, dijo que el segundo grupo de personas a no seguir, lo ocupan “los que se dieron vuelta por un puestito, dinero o fidelidad al bloque”. “Y el tercer grupo que también, quizá, todavía sea el más grave de todos, es el de la neutralidad, que en este caso estuvo representado por una sola diputada, y esto me hizo acordar a la alusión que hace el Dante sobre los ángeles neutrales”, indicó.

Finalmente el sacerdote jesuita dijo que “La mejor manera de perder una batalla es no entablarla. Uno no puede estar equidistante del bien y del mal sin jugarse por nada, porque eso ya es estar en el mal”.