Caminante hay camino…

miércoles, 16 de agosto de
image_pdfimage_print

Algo de la personalidad de María es que siempre sale al encuentro, usando las palabras del Papa Francisco, “primerea”. Lo vemos en las bodas de Caná (cfr. Jn 2,3) y lo vemos también en la visita a su prima Isabel: “Partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá”. (cfr. Lc. 1,39). María tiene un corazón inquieto, un corazón que va más allá de sus propias necesidades. Estando embarazada sale de su comodidad y tiene una meta clara: visitar a su prima Isabel. María se pone en camino.

 

Hay veces que no tenemos claro adónde queremos ir, andamos como caminantes sin rumbos, perdidos, buscando.

 

Caminante no hay camino, se hace camino al andar” nos dice el hermoso poema de Antonio Machado, sin embargo, a veces, en este camino que hacemos andando, caminándolo, se nos cruzan caminos, de otros caminantes. Esto me descoloca, me mueve a tomar una decisión. ¿Sigo por mi camino? ¿o tomo el de otros? Lo más difícil es elegir cuando los dos caminos son buenos. Entonces aquí será ver, pensar, discernir, cuál es el mejor para mí en este momento.

 

María no dudó. Quizás te puedas preguntar: ¿qué cosas te hacen dudar? ¿Qué cosas no te dejan ver la meta?, pregúntale a Dios ¿cuál es el mejor camino que debes tomar en este momento de tu vida? Dios quiere lo mejor para cada uno y seguramente su respuesta no tardará en llegar.

 

 

Claudio Acevedo

Fiesta de la Asunción de María

 

Claudio Acevedo