Miércoles, 3 de mayo de 2017

“Decidir que no iba a interrumpir mi embarazo fue una liberación interior”

Miércoles, 3 de mayo de 2017
image_pdfimage_print

ADOLESCENTES

28/04/2017 – En diálogo con Inés Franck y Daniel Vargas Díaz, conductores del programa, Electra Mar, de la ciudad de Paraná, contó cómo fue su experiencia de embarazo inesperado siendo adolescente y la opción que hizo por la vida. Electra quedó embarazada cuando tenía 11 años y dio a luz a los 12. Ella ahora tiene 37 y ha madurado mucho su experiencia. Su hijo actualmente tiene 25 años.

Electra comenzó afirmando que se siente identificada en parte con el caso ocurrido en la ciudad de Santa Fe respecto del embarazo de una menor que, con el apoyo de su madre y de una psicóloga, decidió continuar con su embarazo. Electra se refirió al caso de la sanción que recibió la profesional María Belén Catalano por parte del Colegio de Psicólogos de Santa Fe, acusada de haber inducido a una nena de 11 años con retraso madurativo a seguir con el embarazo de 19 semanas que gestaba producto de una violación de su padrastro, que actualmente está detenido. El bebé ya tiene poco más de un año y fue dado en adopción.

Respecto de su experiencia personal, Electra Mar dijo: “Yo a la decisión de seguir con mi embarazo la tomé sola y no me arrepiento para nada. Si bien estaba acompañada por mi madre, ella padecía de depresión y la decisión la tomé yo. Lamentablemente hoy el tema del aborto se muestra como algo común, como si te fueras a sacar una muela y eso no es así”.

“Decidir que no iba a interrumpir mi embarazo fue una liberación interior. Mi embarazo fue excelente, casi no tuve náuseas. Al bebé lo tuve por parto normal, nació con 3 kilos 600 gramos. Yo estaba muy feliz cuando logré tener a mi hijo en brazos. Siempre hay que defender la vida. A mi alrededor escuchaba voces que me decían que no iba a resistir el parto o que mi cuerpo no estaba preparado para un embarazo. Pero no les hice caso. Por decidir tener a mi hijo a los 12 años incluso tuve que dejar el colegio primario”, sostuvo.

“Mi madre siempre me apoyó,, aún con sus limitaciones. Ya siendo adulta terminé la primera, hice el secundario, logré estudiar en la universidad y estoy a cinco materias de recibirme. El deseo de estudiar surgió justamente por haber sido mamá siendo tan joven”, agregó esta mujer entrerriana, que ahora tiene 37 años. Finalizó diciendo que su presente es “muy lindo porque tengo un niño hermoso, sano y fuerte de 25 años. Mi hijo es trabajador, ha estudiado, incluso ya se ha independizado. Yo a él lo crié sola, pero nunca sentí que eso fuera una dificultad sino todo lo contrario”.