viernes, 9 de febrero de 2018

“Muchas veces en nuestra fragilidad dudamos”, Hna. María de la Paz Carbonari

viernes, 9 de febrero de 2018
image_pdfimage_print

Personas paisajes

9/02/2018 – Junto a la Hermana María de la Paz Carbonari nos zambullimos en la meditación del salmo 111 (110). Un salmo que “Nos invita a hacer memoria de los beneficios recibidos“, indicó María. “Es un canto de alabanza y acción de gracias que va a estar celebrando la bondad de Dios, su grandeza”, agregó.

“Grandes son las obras del Señor: los que las aman desean comprenderlas”, (111, 2).

Este salmo dijo María de la Paz, nos invita a reconocer cada día todos los beneficios recibidos de Dios, y a no dejar pasar por alto “ese algo bueno”, que nos pasa cada día en medio de las dificultades del día.

“Manifestó a su pueblo el poder de sus obras, dándole la herencia de las naciones”, (111,6).

“Las obras de sus manos son verdad y justicia; todos sus preceptos son indefectibles”, (111,7).

“Va a estar indicando con estos versos el salmo que estas intervenciones de Dios son salvadoras”, explica la hermana María. Y agrega que “Las va manifestando a través de su justicia”. “Entonces ahí el corazón del salmo, estaría en este himno de alianza porque va reconociendo todo lo que hizo Dios, hizo portentos memorables, proveyó de alimentos a sus fieles, las obras de tus manos son verdad y justicia, envió la redención y promulgó su Alianza, entonces ese es el lazo interior que va uniendo a Dios con su Pueblo, que sería la Alianza”.

El salmo concluye afirmando que el Señor es siempre digno de alabanza:

“El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría: son prudentes los que lo practican. ¡El Señor es digno de alabanza eternamente!”, (111,10)