Martes, 27 de febrero de 2018

S.O.S: ¡Tengo un hijo adolescente!

Martes, 27 de febrero de 2018
image_pdfimage_print

z1865094742

27/02/2018 – Marimar Bianco nos acompañó en el último programa de el ciclo dónde se abordaron temas relacionados con la familia . En esta última entrega el tema elegido fueron los adolescentes dentro del contexto familiar.

La adolescencia es una etapa hermosa pero compleja. El adolescente quiere ir más allá en el viaje de la vida pero a su vez tiene una gran inseguridad interior.

La rebeldía del adolescente se explica por la necesidad de diferenciación con sus progenitores, porque está construyendo una identidad propia.

Marimar comparó al adolescente con un camión de mudanza en medio de una ruta. El joven salió de un lugar conocido que es la infancia y va hacia un lugar que no sabe qué es todavía; y en el interior de ese camión lleva las identificaciones sociales, familiares, tradiciones, cultura y educación familiar, etc.

¿De qué se está mudando el adolescente?

Hay un viejo libro que se llama “Síndrome de la adolescencia normal” de la lic. Arminda Aberastury que habla de estas mudanzas que el adolescente va haciendo.

Los síntomas de este síndrome comprende varias características:

1. Cambios en el propio cuerpo
2. Cambios hormonales
3. Conductas ascéticas u obsesivas: no querer bañarse, no querer gastar demasiado dinero, preocupación desmedida por el cuerpo (mujeres).
4. Idealización del mundo. Es común la pregunta ¿Por qué tiene que pasar (esto o aquello) en el mundo?
5. Querer tener sus propias reglas
6. Cambios en la relación con los padres: la imagen de los padres va cambiando, los empieza a ver humanos. Esto los angustia porque también revela el paso del tiempo. Se toma noción de la temporalidad.

Uno deja de ser adolescente cuando se transforma en un ser “autosustentable”, es decir menos dependiente.

¿Cómo enfrentamos los papás estos cambios?

Marimar nos dejó una serie de estrategias para que podamos poner en práctica:

– Establecer un dialogo de confianza. Ayudar a poner nombre a las emociones
– Preservar la intimidad del adolescente
– Otorgar mayor libertad pero como contrapartida educar sobre el valor de la responsabilidad
– Dar pautas de filtro: ayudar a discernir su realidad
– Evitar batallas campales
– Ser coherentes : que el sí sea sí y que el no, sea no.

Los invitamos a escuchar la entrevista completa y le agradecemos profundamente a la Lic. Marimar Bianco por brindarnos sus conocimientos en este ciclo de verano.