miércoles, 10 de enero de 2018

El silencio de lo profundo – P. Hector Espósito

miércoles, 10 de enero de 2018
image_pdfimage_print

buscar3

10/01/18 – En diálogo con Radio María el padre Héctor Espósito, sacerdote de la arquidiócesis de Córdoba, misionero vicentino, buscamos encontrarle el sentido del silencio, que no es la meta sino la llave y la puerta, a través de este “retiro espiritual radial”.

Con la lectura de 1 Reyes 19, versículo 8 y siguientes; el P. Espósito reflexionaba: “La humildad nos ayuda a captar lo que se necesita para la realidad de lo que significa estar contento, gozoso desde el silencio.. Cuando uno se deja moldear el Señor empieza a hacer como el alfarero, un cacharro nuevo.”

Para empezar hay que buscar lo que Dios quiere para cada uno, a través del discernimiento. “La esencia de esto es el discernimiento, la madurez de ver lo bueno y lo conveniente. Lo profundo de nuestra realidad humana crea actitud de tener un carácter y nosotros medimos nuestras decisiones por emociones.” dijo el padre.

Luego agregaba: “No tenemos que tenerle miedo al silencio, está la atracción, pero al mismo tiempo le tengo miedo, por eso necesitamos estas tres disponibilidades para poder, con la llave del silencio, meternos en la gruta de la interioridad.”

1-  Recuperarme. ¿Cómo hago? el silencio del cuerpo, el silencio de afecto y el silencio de pensamiento

2 – Abrirnos a Dios. Implica reconocer que Dios es lo primero de mi vida. Dios como incluyente, no como excluyente. De tal manera que Dios no pueda vivir sin mi y yo no pueda vivir sin Él.

3 – Personalización. En vez de hacer cincuenta pozos de un metro, para encontrar lo profundo me conviene hacer un solo pozo de cincuenta metros.

Cuando abrimos la llave del silencio encontramos dos tesoros:

La conciencia, el sagrario de nuestro propio ser.

Los apegos, están en el pensamiento y no nos dejan ser libres. “Desapegarnos” es una de las cosas fundamentales para poder soltarnos.

Culminaba diciendo que para entrar en lo profundo del silencio hay que tener cuidado con la dispersión y la distracción.

 

Para escuchar la nota completa, hace clic en la barra de arriba.