lunes, 22 de octubre de 2018

Monseñor Ojea: “No estamos acá tomando un partido o aprobando conductas”

lunes, 22 de octubre de 2018
image_pdfimage_print

22/10/2018 – El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina fue entrevistado por el diario Perfil. Dijo que “la Iglesia recibe a todos” y que eso no significa tomar partido o aprobar conductas. Reiteró que la situación social es complicada. Habló de la manipulación mediática y separó al Papa de la decisión de organizar una misa en Luján con referentes opositores.

En una entrevista con el diario Perfil, monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), respondió a las preguntas que muchos argentinos se están haciendo por estas horas a raíz de que el discurso mediático unidireccionado ha instalado en la opinión pública que el papa Francisco “apoya” a la familia del dirigente camionero Hugo Moyano.
Vamos a transcribir textualmente la entrevista publicada por Perfil que comienza con un resumen de conceptos del titular del Episcopado. “Muchas veces he dicho que los obispos somos pastores, no somos ni políticos, ni sindicalistas ni empresarios”. “Con este criterio pastoral, en los últimos meses hemos recibido en la Conferencia a personas de todos los sectores ideológicos, de todos los partidos políticos. Por supuesto ha venido gente del Gobierno también y han sido recibidos no solo por mí, sino también por la Comisión de Pastoral Social, presidida por monseñor Jorge Lugones, que tiene una función histórica: la de ocuparse del acompañamiento de todos los problemas sociales”.

—¿Por qué se recibió a Hugo Moyano esta semana?
—La Comisión está dialogando en estos momentos con la UIA, con sectores del cooperativismo y las Pymes. Recibe a todos los que le piden audiencia. Hugo Moyano había pedido audiencia y el obispo lo recibió el día siguiente de esa manifestación del señor Moyano, que es pública. Nosotros recibimos a todos. Esto no significa validar el pensamiento de toda la gente que recibimos. Ni tampoco aprobar todas las conductas. La tarea nuestra es escuchar para promover el verdadero diálogo entre los Argentinos. Estamos en una situación muy difícil, dominados por el pensamiento emocional. Creemos que ningún conflicto se puede resolver en el mismo nivel de conciencia en el que se generó. Hay que ser muy creativo, saltar por arriba o por los costados, para poder descubrir qué es lo que nos puede unir más.

—Pero los encuentros se prestan a interpretaciones…
—Sucede que, cuando recibimos a todos, pueden generarse usos de esas entrevistas de todo tipo. Y también libres interpretaciones o lecturas, de la prensa o la opinión pública. Le doy un ejemplo: en un programa de televisión, al día siguiente de que monseñor Lugones recibiera a Moyano, se mantuvo en imagen una foto del Santo Padre con Pablo Moyano, que era del 2015, haciendo aparecer al papa Francisco como promotor de ese encuentro para incidir en un fallo judicial. Realmente me parece algo pobrísimo.

—¿Francisco sabía que recibirían a Moyano?
—El Papa no tiene informes diarios sobre lo que hacemos en la Conferencia Episcopal, porque no tiene tiempo. No tengo la menor idea si el Papa estaba informado de esta entrevista. Y quiero desmentir absolutamente que el Santo Padre esté manejando cosas de este tipo. Somos nosotros los que vemos cuál es el camino que facilita la promoción del diálogo.

—¿Cómo se decidió la misa del Frente Sindical en Luján?
—El Frente Sindical y el gremio de Smata pidieron la celebración de una misa y una oración ecuménica por “la paz, el pan y el trabajo”. La Virgen del Luján recibe anualmente a millones de argentinos. El 7 de octubre tuvimos una peregrinación juvenil impresionante y, seguramente, la gente que fue pertenece a todos los sectores ideológicos del país. Porque la Virgen recibe a todos. ¿Cómo un arzobispo de Mercedes Luján se va a negar a hacer una misa por pan, paz y trabajo?

—¿Y lo consultó a usted la hora no sólo de decidir hacer la misa sino de oficiarla él mismo?

—Él no me consultó. No tenía porqué hacerlo, pero apoyo plenamente la actitud pastoral de monseñor Agustín Radrizzani. Pediría que se la leyera el texto de su homilía, porque expresa lo que dice el magisterio de la Iglesia acerca de algunas cuestiones conflictivas del orden social que podemos estar viviendo. Se ha celebrado una misa, con una enorme cantidad de gente. La pidió el Smata y luego tuvo el apoyo de muchos gremios, incluso el de Moyano, aunque varios medios hacen aparecer a Moyano como el centro de toda la situación. En esa misa hubo solo banderas argentinas en un verdadero clima religioso. Es natural celebrar una misa para aquél que la pide. Y más viniendo del mundo del trabajo, en un momento muy difícil para muchos hogares argentinos, donde el deterioro del salario es plausible y nosotros vemos que estamos en una recesión bastante importante.

—Pero causó enojos…
—Me parece que estamos dominados por el pensamiento emocional, tenemos que buscar la manera de salir de estos pensamientos que no están basados tanto en la razón, sino en situaciones históricas, en viejos rencores; sentimientos que vuelven a reverdecer, cada vez que nosotros planteamos este conflicto. Tenemos que encontrar alguna manera de salir de esto, por abajo o por el costado, para poder dialogar. Los actos de las personas están juzgados por Dios, y también por la Justicia. No estamos acá tomando un partido o aprobando conductas. Si a un sacerdote le piden una misa por “pan, paz y trabajo”, debe acomodarse y celebrarla.