miércoles, 12 de septiembre de 2018

Por deudas nacionales, se complica la situación de ONG que atienden a personas con discapacidad

miércoles, 12 de septiembre de 2018
image_pdfimage_print

 

 

Varios de los Cottolengos de la Obra de Don Orione padecen las demoras del Gobierno nacional.

 

12/09/2018 – Organizaciones que trabajan en todo el país atendiendo a personas con discapacidad, muchas de ellas en situación de pobreza, están atravesando realidades complicadas a raíz de que el programa federal Incluir Salud (que antes se llamaba Profe), que depende del Gobierno nacional y financia la cobertura médica y asistencial de más de un millón de personas con pensiones no contributivas, está atrasado con el envío de fondos.

Las instituciones y ONG denuncian que la situación es crítica, que peligran las prestaciones y que las promesas que recibieron por parte de funcionarios fueron constantemente incumplidas.

En el diario La Nación se publicó, recientemente, que desde la Agencia Nacional de Discapacidad, que depende de la Secretaría General de la Presidencia y es la responsable de girar los fondos, admiten los atrasos y aseguran que están trabajando para solucionar los problemas. Incluso aseguraron que la semana pasada comenzaron a liberar algunos pagos.

Pero, por otro lado, integrantes del Foro de Promoción y Defensa de los Derechos de las Personas con Discapacidad, que reúne a 500 asociaciones de toda la Argentina, indicaron que a la mayoría de ellas el Estado les debe desde abril, y que a todas les adeudan el 20% de los meses de agosto, septiembre y octubre del año pasado.

El padre Pablo Molero, referente de la Pastoral para las personas con discapacidad del Episcopado argentina, quien además integra el foro que agrupa a estas organizaciones, le dijo a Radio María que “la falta de pago no es algo que tiene que ver con la crisis de los últimos días, viene del año pasado, sumado a la falta de actualización de los sueldos”.

Agregó que si bien se están liberando algunos fondos adeudados a las organizaciones, está el problema de los transportistas: “El transporte de las personas con discapacidad no es un tema menor. No se trata de un lujo, hay gente que viaja más de dos horas por día para recibir la atención que necesita”.

El padre Molero dijo que aquellas instituciones o personas que deseen hacerle algún tipo de consulta referida al servicio que brinda a las ONG que trabajan con personas con discapacidad, pueden enviarle un correo electrónico a la siguiente dirección: pabloadrianmolero@gmail.com.

Los Cottolengos, afectados

Por su parte, Beatriz Pérez, coordinadora técnica del Cottolengo Don Orione, una de las organizaciones que padecen las demoras en los envíos de los recursos nacionales, dijo que “en los Cottolengos de Argentina viven 1300 personas, por eso se tornó preocupante la situación. Se comenzaron a regularizar los pagos pero aún falta”.

Por último, consultamos a Daniel Reinante, de la Asociación de Transportistas y Amigos de la Educación para la Discapacidad (Ataecadis), señaló: “Los transportistas no tenemos formas de subsistir. Hace más de 8 meses que no cobramos, y la situación es insostenible. Hemos mantenido el servicio con los ahorros, con créditos, para no dejar sin tratamientos a las personas con discapacidad que confían en nosotros, pero es una situación límite”.

Se trata de una situación para destacar la de los integrantes de Ataecadis porque, en un país donde es habitual que en las negociaciones políticas y sindicales se use a los ciudadanos (beneficiarios o usuarios de servicios) como rehenes, en este caso los transportistas se han hecho cargo de las pérdidas ocasionadas por el incumplimiento del Estado para no dejar sin servicios (y sin calidad de vida) a las personas con discapacidad.