martes, 6 de noviembre de 2018

Los duelos: proceso y camino

martes, 6 de noviembre de 2018
image_pdfimage_print

5/11/2018 Cada lunes el Padre Mateo Bautista, sacerdote Camilo, Máster en pastoral de la salud y Licenciado en Teología Moral y Espiritual, nos acompaña en el ciclo “Hoy puede ser”.

En el programa de hoy, Te cuento un cuento para sanar”, recordamos el relato Alguna vez”, el cual abordamos la semana pasada (Link para leerlo: https://bit.ly/2PFljIX). La propuesta de esta semana nos llevó a seguir reflexionando sobre nuestra postura frente al sufrimiento y al duelo.

Lo que hacemos con el sufrimiento es un arte”, esa fue la frase que dijo el Padre Mateo con respecto a cómo nos plantamos frente a una situación difícil. Recordando el cuento “Alguna vez” que leímos el lunes pasado, resaltamos algunos aspectos sobre sus protagonistas. Según los personajes que acompañaban al árbol protagonista, “Una persona que no llega a “Alguna vez” es una persona frustrada, viven su duelo desde su propia visión”, dijo el sacerdote. Y agregó: “El árbol muestra otra cosmovisión, se siente en la gloria de Dios porque su misión es arropar al hijo de Dios”.

Además explicó que el duelo tiene dos orillas: la primera es, quien murió y la segunda es, quién se queda en esta vida.

Es importante analizar qué hacemos con el sufrimiento, es decir, qué actitudes y aptitudes adoptamos frente a esa situación difícil que estamos atravesando. Es oportuno preguntarnos: ¿Qué aprendo de esto? ¿Qué saco de positivo de todo esto?

Duelo preventivo, asistencial y de rehabilitación

El Padre Mateo explicó estos tipos de duelo:

Duelo preventivo: prevenir es informarnos, formar y capacitar nuestra persona y personalidad. “Por ejemplo, si unos padres les hablan a los hijos de la muerte, los conflictos y las pérdidas, están educando a los niños en el duelo”, explicó el sacerdote.

En un proceso de duelo, no es aconsejable dejar de lado nuestras actividades y responsabilidades, no debemos centrarnos en nosotros mismos. Si nos ponemos en el centro de la cuestión, hacemos un duelo equivocado y damos un mal ejemplo. Es por esto que, sin una buena educación preventiva, quien se provoca el sufrimiento es uno mismo. Un mal duelo preventivo con mala información, falta de cosmovisión y formación cristiana, nos lleva a sufrir más”, añadió el sacerdote.

Duelo asistencial: cuando estoy en el sufrimiento, ¿cómo lo asumo? ¿cómo lo trabajo? Si he trabajado el duelo, tengo valores espirituales, tengo esperanza. “El mayor sufrimiento es quedarnos sin esperanza, sin una misión en esta vida”, resaltó el sacerdote. A veces, vemos a una persona que ha sufrido mucho, sin embargo, está bien y nos preguntamos: ¿Cómo hace? El Padre Mateo respondió diciendo que, no hay que mirar solamente el dolor sino la entereza de esa persona, mirar cómo se abrió a la gracia y pidió ayuda.

Duelo de rehabilitación: los duelos no se hacen de la noche a la mañana…es un proceso, un camino…

Te invitamos a escuchar la entrevista completa en el audio arriba citado.